El jefe de bloque de Argentina Federal, Miguel Ángel Pichetto, le envió un mensaje al Gobierno nacional en relación al tratamiento de la ley que limita al tarifazo de servicios públicos. Allí, el rionegrino le dio algo de aire al oficialismo pero le exigió que presente una contrapropuesta.

Mientras tanto, el proyecto se tratará tal cual como vino de Diputados en las comisiones del Senado. Será a partir de este miércoles, pero a diferencia del plan original, esta semana no habrá dictamen para que se apruebe en el recinto la semana próxima. Esto va en sintonía con la nueva (y cambiante) estrategia del Gobierno nacional, que busca ahora ganar tiempo para convencer a la mayor cantidad de legisladores para que voten en contra de la iniciativa.

En declaraciones a periodistas parlamentarios, el experimentado senador peronista expresó que hoy no habrá dictamen del proyecto. Pero puso como ultimátum la semana próxima: "Hasta ese momento, tendrán tiempo para hacer una propuesta superadora, razonable y que implique una disminución real en los aumentos”.

El Gobierno ha mantenido una actitud zigzagueante en su estrategia parlamentaria. Osciló entre ganar tiempo para intentar convencer a diputados y senadores a tratar de acelerar el proyecto lo antes posible, que se aprueba para que Macri rápidamente lo vete e intente cambiar hacia una agenda más favorable.

El proyecto implica retrotraer los aumentos a noviembre del año pasado y ajustar las tarifas por la variación salarial.