En conferencia de prensa, el Suteba y gremios docentes denunciaron públicamente el secuestro y tortura que sufrió la docente Corina De Bonis por llevar a cabo con otras maestras las ollas populares en las puertas de las escuelas. Además, amenazaron a las madres de los alumnos que participan de las ollas: “Las próximas son ustedes”, les dijeron por teléfono.

El dirigente sindical Roberto Baradel junto a los demás representantes gremiales advirtió: “Las autoridades son responsables de lo que pasó, tienen que cuidar y velar por la seguridad de los trabajadores, de los auxiliares, de los chicos y de los padres y madres de la comunidad educativa. Deben repudiar estos hechos, esclarecer lo que pasó y que vayan a la cárcel estos personajes”.

Embed

Asimismo, detalló cómo ocurrieron los hechos: “Tres personas, una manejaba, la subieron al auto, le pegaron en el estómago, le pusieron una bolsa en la cabeza, le levantaron la ropa y la torturaron. Después de hacer esto le advirtieron de otra cosa, tan grave como esto: el que avisa no traiciona”.

Los docentes del CEC 801 ya habían sido amenazados con carteles. Le habían advertido que “dejen de hacer política” y que “den clases”, algo que desde los gremios docentes denunciaron que resultaron similares a algunas frases de funcionarios del gobierno bonaerense.

“Escuchamos a varios diputados nacionales y a los mismos funcionarios pedirnos que dejemos de hacer política, hay que tener responsabilidad a la hora de hablar”, aseveró.

“Esperamos el máximo repudio de las autoridades y los hacemos responsables de la seguridad de cualquier docente, de cualquier chico o cualquier papá que le pase algo por responder algo que les corresponde. Están convirtiendo al país en un estado de excepción”, sentenció.

En esta nota