El partido entre Boca y River por la primera final de la Copa Libertadores 2018 se pospuso para este domingo, a las 16 horas. Una fuerte tormenta que inundó el campo de juego y los accesos a La Bombonera obligó a tomar esta decisión, pero el pronóstico para este día no es muy alentador.

Sucede que el Servicio Meteorológico Nacional (SMN) ya había advertido días atrás de la presencia de una fuerte tormenta que estará por la Capital Federal hasta el próximo martes. Y efectivamente así sucedió, con más de 100 milímetros caídos en un día que obligó a postergar, al menos por 24 horas, la primera Superfinal.

Para este domingo, el pronóstico augura un 90% de probabilidad de precipitaciones, y tormentas eléctricas a las 10, 11 y 14 horas. Se espera un panorama similar alrededor de las 17, cuando se debería disputar el segundo tiempo. La temperatura, por su parte, rondará los 23 grados.

Este mediodía, los veedores de Conmebol junto con el árbitro Tobar recorrerán el campo de juego del estadio Alberto J. Armando para tratar de confirmar con suficiente antelación si el partido comienza o se pospone para mitad de semana o incluso el próximo sábado.