El entrenador de Boca, Rodolfo Arruabarrena, consideró que "la sanción de la CONMEBOL fue injusta" y criticó a River por "reclamar los puntos del partido en el escritorio". "La sanción de la CONMEBOl fue injusta porque tengo valores, y los partidos se ganan y se pierden dentro de la cancha. Me ha llamado la atención la actitud de River, de ir el día posterior al partido a reclamar los puntos del partido en el escritorio", disparó Arruabarrena en conferencia de prensa.

Instantes después, en las que fueron sus primeras declaraciones tras conocerse la decisión de la Confederación Sudamericana, remarcó que "River trató de sacar provecho de una situación que no es deportiva", dejando en claro el desagrado que le produjo quedar afuera de la Copa sin la chance de jugar los 45 minutos que restaban del partido.

"Los jugadores de River habían sufrido las lesiones y lo lógico era que el partido se hubiera suspendido mucho antes de lo que se suspendió. Pero una vez recuperados había que jugar el partido", expuso el entrenador.

Arruabarrena calificó también a los agresores como "tarados que perjudican a un club en lo económico y lo deportivo", y a Adrián "Panadero" Napolitano, quien lanzó el gas, como "un 'carlitos' que han agarrado".

Con respecto a las acusaciones hacia su plantel de no haberse solidarizado con sus pares de River, Arruabarrena dio su versión de lo sucedido y sus motivos, asegurando que el equipo "siempre fue solidario".

Luego aclaró que el saludo final del plantel xeneize no fue para la barra brava, sino que "el jugador de Boca entra saludando y sale saludando, porque hay 20 millones de hinchas de Boca en el país que merecen eso".

Además, sobre la decisión de sus jugadores de formarse para seguir jugando cuando el encuentro estaba suspendido, aclaró que "les llegó una información desde dentro del campo diciéndoles que el partido seguía".

El entrenador se mostró muy dolido, y resaltó en más de una ocasión que "quedaban 45 minutos, y los tres partidos se resolvieron a lo último", por lo que tenían la posibilidad de "en cualquier momento convertir un gol" e igualar la serie.