En el marco de una fuerte recesión económica, diversos empresarios de la alimentación informaron a cadenas de hipermercados, supermercados provinciales, almacenes y centros mayoristas que los alimentos subirán hasta el 15% en las próximos días. La harina liderará las subas, lo cual empujará el nivel de inflación de enero.

Desde los canales consultados por el portal BAE Negocios señalaron que las listas no contienen una fundamentación de los aumentos de precios. La hipótesis principal es que son subas que, para los empresarios, estaban "pendientes" del año pasado, lo que se denomina "inflación reprimida".

LEER MÁS: El dólar abrió la semana sin cambios

La decisión de las empresas nucleadas en la Coordinadora de las Industrias de Productos Alimenticios contradice al ministro de Producción y Trabajo, Dante Sica, quien se aventuró a señalar que "en los próximos meses los precios se desacelerarán". La remarcación de bienes tan sensibles como la harina, los fideos y los pañales, más productos de higiene personal, complicarán las expectativas oficiales que esperan una baja de la inflación y consecuentemente, de los precios finales para el consumidor.

La industria alimentaria registró en el 2018 una fuerte caída en las ventas internas, especialmente de la mano de las economías regionales. Además, la utilización de la capacidad instalada se encuentra debajo del 60%, es decir, cinco puntos porcentuales menos que lo que se había registrado en el promedio del 2017.

En esta nota