En medio de la corrida cambiaria, el Banco Central jugaba muy fuerte esta mañana en el mercado financiero al subir unos 300 puntos básicos la tasa de política monetaria para ubicarla en 30,25%.

De imprevisto, la autoridad monetaria instrumentó otra herramienta con la que cuenta para bajar el apetito de los inversores por el dólares, al margen de la venta de divisas con la que también actuaba.

SUSCRIBITE PARA QUE EL DESTAPE CREZCA

La sorpresa estuvo marcada porque la decisión fue tomada en una jornada de fuerte tensión en el mercado cambiario, pero en la que no estaba prevista una reunión del Comité de Política Monetaria para mover las tasas.

Pocos minutos después de la fuerte jugada de la entidad que conduce Federico Sturzenegger el mercado cambiario comenzó a descomprimirse, lo que hacía prever que el dólar podría terminar la rueda unos centavos por debajo de los 21,20 pesos en la city porteña.

La primera reacción del mercado fue una baja de la divisa, que luego se ubicó en promedio en 20,9 pesos. Ya van dos días consecutivos en donde el Central debe salir a vender y subir la tasa para contener el crecimiento del dólar, un precio clave por su impacto en la inflación.