El Banco Central subió nuevamente la tasa de interés de referencia unos 300 puntos básicos, al 33,25%, en medio de una fuerte tensión financiera que llevaba el dólar por encima de los 22,20 pesos en la city porteña.

El presidente de la entidad, Federico Sturzenegger, volvió a reunir de imprevisto al Comité de Política Monetaria por fuera del cronograma para intentar hallar una salida a las presiones sobre el valor de la moneda nacional.

Se trata de una nueva jugada para intentar contener la disparada del dólar, que genera un fuerte impacto en la inflación. Con el dólar a 22 pesos en algunas casas de cambio y bancos, el aumento de la divisa puede trasladarse a precios en cualquier momento y terminar de liquidar a la pauta del 15% promocionada por el Gobierno nacional.

El último viernes, el Central elevó la tasa de política monetaria de 27,25 a 30,25%, pese a que no estaba previsto en su cronograma habitual. La nueva suba de tasas en una fecha atípica muestra una preocupación por la situación extrema que está viviendo el país.

En el mercado secundario de LeBacs, que implica la compra y venta de estos títulos de la entidad monetaria, la tasa ya ascendió al 37% anual, una ganancia comparable a la que había al comienzo de la gestión Macri, cuando la inflación era del 40% anual.

En solo una semana, el dólar se disparó un 7% y acumula casi un 14% de devaluación en lo que va del año.

En esta nota