El primer allanamiento del fiscal Carlos Stornelli en la casa del ex chofer de Roberto Baratta, Oscar Centeno, en Olivos, no terminó de la manera esperada. La búsqueda de los cuadernos escritos por Centeno cuando trabajaba para el ex funcionario kirchnerista, resultó negativa ya que no se encontraban en la propiedad.

El final del allanamiento terminó con una seria expresión en la cara del fiscal Stornelli que auguraba lo que finalmente se filtró a la prensa: al parecer, no habrían encontrado los cuadernos luego de permanecer una hora en la casa de Centeno.

"Hay secreto de sumario", fueron las únicas palabras del fiscal a la prensa al salir de la propiedad ubicada en el barrio de Olivos.

Según informó el canal Todo Noticias, los cuadernos que fueron a buscar no estaban en la propiedad. Por lo tanto, la decisión del fiscal Stornelli fue tomar varios juegos de llaves, hasta cinco, que tendrían que ver con otras propiedades de Centeno, y fueron a Bella Vista.

Desde el móvil de TN aseguraron que, luego del faltante de los cuadernos en la casa, el fiscal comenzó a preguntarle a Centeno dónde se encontraban, a lo que respondió que no se acuerda e insinuó que hasta podría haberlos quemado.