comScore

A pesar de la polémica e internas que desató el decreto presidencial contra el nepotismo para tapar el escándalo de Jorge Triaca, la disposición no alcanzó a un número importante de familiares, sólo a 12.

En tanto, el decreto 93/2018 no alcanza a muchos familiares de altos funcionarios, por ejemplo, primos y tíos de importantes ministros se quedarán en el Gobierno por no tener parentesco directo. También lo harán aquellos considerados de carrera.

Según detalló La Nación, son 12 los parientes de funcionarios obligados a dejar su puesto antes del 28 de febrero. Hay al menos otros siete casos relevantes dentro del gabinete que no fueron alcanzados por la norma.

LEÉ MÁS: Laura Alonso amenazó a un medio para que no revelara un caso de nepotismo

A penas se anunció el decreto, los primeros en presentar la renuncia fue el clan Triaca: la esposa (María Cecilia Loccisano), su cuñado (Martín Reta) y las dos hermanas del ministro (Mariana y Lorena).

Ahora los funcionarios que deberán dejar sus puestos antes delo 28 de febrero son: el cuñado del ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, Juan Pablo Álvarez Echagüe, quien estaba al frente del Instituto Argentino de Transporte; el hermano del ministro de Agroindustria, Miguel Etchevehere, Juan Diego, que estaba como delegado del Enacom en Entre Ríos; la media hermana del secretario de Presidencia, Elena Bordeu, que trabaja en Jefatura de Gabinete.

El clan Peña también se fio afectado por el decreto. El hermano del jefe de Gabinete, Andrés Peña; y su padre Felix; renunciaron a la Subsecretaría de Desarrollo Institucional Productivo y como asesor ad honorem del Consejo de la Producción, respectivamente.

LEÉ MÁS: Nepotismo: ¿quiénes son los familiares que se salvaron de la "limpieza" de Macri?

Asimismo, en la última semana renunciaron dos hijos de ministros: Francisco Langieri, hijo de Patricia Bullrich y funcionario de Modernización, y Matías Santos, nombrado jefe de asesores en el Ministerio de Turismo, que conduce su padre.

En tanto, el yerno de Oscar Aguad, Rodrigo de Loredo, deberá dejar la presidencia de la empresa estatal Arsat como así también la esposa de Frigerio, Victoria Costoya, que es coordinadora de Articulación de Asuntos Internacionales de Desarrollo Social.