¿Qué pasó con el Plan Argentina Innovadora 2020?

Plan Argentina Innovadora 2020 fue un plan presentado por la ahora vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner. ¿Cómo ha avanzado hasta ahora?

05 de julio, 2020 | 07.30

Argentina Innovadora 2020 fue presentado por la ex presidenta Cristina Fernández en marzo de 2013. Se trata de un plan de acción orientado a la modernización tecnológica de país. 

Evasión en Argentina: Los ricos fuera de borda

El Plan responde a los fundamentos y objetivos de aquel momento del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación (MINCyT), creado en el año 2007. ¿Sabías que su primer ministro, Luis Barañao, fue el único que mantuvo su cargo con la llegada del macrismo?

¿Sabés cómo funciona el CONICET? Alberto Kornblihtt y Juan Pablo Paz te lo explican:

Este proyecto lo hacemos en grupo. Sostené a El Destape con un click acá. Sigamos haciendo historia.

SUSCRIBITE A EL DESTAPE

 

 

Plan Argentina Innovadora 2020

El Plan Argentina Innovadora 2020 presenta una serie de pautas que determinan la repartición de los recursos destinados a la ciencia. Se presentó como política de mediano plazo con el fin de posicionar a la ciencia y a la tecnología como motores “del desarrollo económico y de inclusión social”.

Al momento del lanzamiento del Plan Argentina Innovadora 2020, en 2013, se compartieron los lineamientos estratégicos para su primera etapa: 2012-2015.

 

¿En qué consiste?

El Plan Argentina Innovadora 2020 se divide en dos estrategias de intervención paralelas. Por un lado, una de desarrollo institucional, con el objetivo de fortalecer el sistema científico tecnológico argentino. 

Por otro lado, la estrategia de focalización propone la inversión inteligente de los recursos científicos y tecnológicos a sectores productivos y sociales clave.

Los recursos científicos y tecnológicos a los que se refiere la estrategia de focalización del Plan Argentina Innovadora 2020 son principalmente la nanotecnología, la biotecnología y tecnologías de la información y las comunicaciones.

 

Argentina innovadora: ¿Cómo seguimos?

El Plan Argentina Innovadora 2020 fue fundamentado, en el año 2013, a partir de cuatro tendencias. Cada una está basada, según el documento, en una concepción de la innovación como factor decisivo para el bienestar social.

Estas tendencias ilustran la filosofía defendida en aquel momento por el entonces Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva.

 

¿Conocés los fundamentos conceptuales del Plan Argentina Innovadora 2020?

En primer lugar, un “viraje gradual de políticas horizontales hacia políticas diferenciadas y focalizadas”.

Esta orientación busca atender mejor a las necesidades de firmas o grupos de firmas.  En este sentido, la ciencia es pensada en función de las lógicas del mercado.

En segundo lugar, un “mayor énfasis otorgado a una modalidad más sistémica de impulso a la innovación”. Esto es presentado como una estrategia de adaptación al dinamismo propio del sector tecnológico.

El tercer lineamiento es una “creciente relevancia asignada a la innovación en red”. Dicha red incluye a distintos tipos de organizaciones productoras de conocimiento. La idea es entonces lograr una articulación entre los sectores público y privado.

Se hace énfasis en las PYMEs y microempresas dedicadas a la innovación como destinatarios importantes de instrumentos de apoyo directo o indirecto (crédito fiscal y subsidios). El fundamento está en que dichas organizaciones tienen un gran potencial como creadoras de empleo.

El cuarto y último lineamiento del Plan Argentina Innovadora 2020 es “el reconocimiento de que las actividades de ciencia, tecnología e innovación pueden y deben contribuir al mejoramiento de las condiciones de desarrollo e inclusión social”. 

Esto último se traduce, según el plan, en la necesidad de escuchar las demandas de la población en todas las instancias del desarrollo científico. 

 

Sectores estratégicos

El Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación seleccionó determinados sectores para la implementación de la estrategia de focalización. Así se determinaron las actividades económicas a intervenir concretamente desde el Plan Argentina Innovadora 2020. ¿Sabés cuáles son? 

 

Agroindustria 

Para la aplicación del Plan Argentina Innovadora 2020 en la agroindustria, se planteó el reconocimiento de determinadas demandas productivas y sociales asociadas al desarrollo del sector en localizaciones territoriales específicas.

El Plan Argentina Innovadora 2020 propone concentrar los esfuerzos de modernización en diferentes núcleos, que van desde el mejoramiento genético de las semillas hasta el desarrollo de sustitutos de la carne vacuna.

 

Ambiente y desarrollo sustentable

La idea es que el conocimiento científico y la tecnología pueden ser factores decisivos para la utilización racional de los recursos naturales del país y su preservación.

Desarrollo social

El Plan Argentina Innovadora 2020 está orientado no solo a la optimización de determinados sectores productivos. Propone, además, la necesidad de un desarrollo científico con impacto social.

¿Qué es una tecnología de impacto social? Según el plan, es aquella que incide en el bienestar y la inclusión social, la ampliación de la efectiva titularidad de derechos, la generación de trabajo de calidad y la mejora de las cadenas productivas. 

De esta manera, el objetivo del Plan Argentina Innovadora 2020 es que el desarrollo que propone sea, además, inclusivo y sustentable. Los tres núcleos estratégicos para la aplicación del plan son:

  • Economía social

  • Hábitat

  • Tecnologías para la discapacidad

 

Energía

El objetivo planteado es la diversificación de las fuentes de este recurso y el desarrollo de energías alternativas. Los núcleos propuestos tienen que ver con formas específicas de generación de electricidad y con la reducción del consumo.

Industria

Conocé los núcleos estratégicos propuestos en el 2013 para la implementación del Plan Argentina Innovadora 2020 en la industria:

  • Transformación de recursos naturales en productos industriales de alto valor agregado.

  • Diseño y producción de componentes electrónicos, orientado a la sustitución de importaciones.

  • Producción de equipamientos médicos, también para sustituir importaciones.

  • Innovaciones logísticas en materia de transporte.

 

Avances antes del 2020

Los objetivos del plan para el 2020 eran:

  • Alcanzar una inversión en actividades de Investigación y Desarrollo equivalente al 1,01% del Producto Bruto Interno (PBI).

  • Contar con 4,6 becarios por cada 1000 integrantes de la Población Económicamente Activa (PEA). Esto suponía un  aumento anual del 10% en la cantidad de ingresantes a la carrera científica.

  • Lograr una mejor distribución territorial de las actividades científicas.

 

Como ya señalamos, el plan se presentó junto con los lineamientos estratégicos que exponían, en detalle, los objetivos y metodologías de trabajo para la primera etapa 2012-2015. 

Bajo dichos lineamientos se establecieron las prioridades que determinarían el accionar del ministerio hasta la finalización de la gestión de ese momento.

 

Primera etapa: 2012-2015

En diciembre de 2015, antes de que Mauricio Macri asumiera la presidencia, se publicó un documento de 95 páginas titulado Plan en acción que detalla los resultados de la primera etapa.

El Plan Argentina Innovadora 2020 había propuesto un importante impulso a la ciencia. Esto suponía la necesidad de aumentar los recursos humanos, técnicos y de infraestructura destinados al sector. 

Durante la primera etapa de implementación del plan, el personal científico y tecnológico aumentó acorde a los objetivos planteados.  

En 2015 se registraron 9146 investigadores en la carrera de Investigador Científico y Técnológico y 10784 becarios del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas Técnicas (CONICET). En 2008, los respectivos valores habían sido 5301 y 6143.

El documento publicado en 2015 destaca que el mayor aumento de personal entre 2009 y 2013 se dio en la rama de las ingenierías y tecnologías. Esto responde a la estrategia de focalización del Plan Argentina Innovadora 2020.

Además, el número de científicos e investigadores repatriados llegó, en 2015, a 1157. La mayor parte de las repatriaciones se hizo a través del programa RAICES, vigente desde el año 2008.

Una investigación publicada en 2017 analiza la evolución del presupuesto total del MINCyT y de la función Ciencia y técnica del presupuesto nacional. Indica que dicho presupuesto fue en ascenso desde 2008 hasta 2013.

En 2014, señala el estudio, se sufrió una caída del presupuesto debida a la devaluación del 30% que sufrió el peso argentino entre noviembre de 2013 y enero de 2014. 

En 2015 se recompuso la tendencia ascendente del presupuesto y se alcanzó el máximo histórico.

Entre los logros de aquella primera etapa del Plan Argentina Innovadora 2020 se destaca una importante inversión en infraestructura edilicia y equipamiento. Fue canalizada a través del  Plan de Obras para la Ciencia y la Tecnología.

A diciembre de 2015, dicho plan había ejecutado 125 obras que significaron 103 383 m2 y una inversión de $959 814 626.

Entre 2012 y 2015 se llevaron a cabo 26 mesas de implementación del Plan Argentina Innovadora 2020. Con esta modalidad se elaboraron 25 Planes Operativos para la implementación de cada proyecto.

El Plan Argentina Innovadora 2020 tiene como misión una modernización de la economía basada en el conocimiento. Ya se ha dicho que este paradigma requiere de un aumento de los recursos humanos en tecnología e innovación.

Como acciones destinadas a la popularización de la ciencia, llevadas a cabo en la primera etapa del Plan Argentina Innovadora 2020, podemos destacar:

  • La inauguración del Centro Cultural de la Ciencia C3 en 2015.

  • La realización anual de la Semana Nacional de la Ciencia y la Tecnología. Cabe aclarar que su organización fue previa al desarrollo del plan. Su primera edición fue en el año 2003.

  • El desarrollo de las iniciativas educativas de la fundación público-privada Sadosky. Estas están destinadas a promover el conocimiento de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC). Su creación, en 2009, también fue previa al plan.

 

En los últimos ejemplos se evidencia que algunos de los logros presentados como parte del Plan Argentina Innovadora 2020 están relacionados con políticas lanzadas previamente, bajo la gestión de Barañao en el ministerio.

De esta manera, la presidencia de Cristina Fernández culminó con un sector científico orientado a los objetivos planteados por el Plan Argentina Innovadora 2020.

 

Segunda etapa: 2016-2020

Los datos relativos al seguimiento del Plan Argentina Innovadora 2020 a partir de 2015 son escasos y desalentadores.

La Agenda 2016-2020 publicada por la gestión macrista enlista los núcleos socioproductivos estratégicos para la segunda etapa del plan, pero no menciona resultados.

El Ministro Lino Barañao continuó en su cargo y completó los cuatro años durante la gestión de Mauricio Macri.

En 2016 se inauguró un proceso de retroceso en el sector científico como producto de las políticas económicas del nuevo gobierno. Los fondos públicos destinados a Ciencia y Técnica cayeron del 0,35% del PBI en 2015 al 0,26% en 2018. 

Recordemos que uno de los objetivos del Plan Argentina Innovadora 2020 era alcanzar una inversión equivalente al 1,01% del PBI para su año de culminación.

Según un análisis publicado en 2019 por el ex Ministro de Educación, Ciencia y Tecnología Daniel Filmus, “en valores constantes y tomando en cuenta que el PBI argentino también se redujo durante estos años, la inversión en Ciencia y Técnica disminuyó un 40% entre 2015 y 2019”.

Por otro lado, el cronograma del Plan Argentina Innovadora 2020 requería el ingreso, en 2017, de más de 900 nuevos miembros a la carrera de Investigador Científico y Tecnológico. 

El recorte presupuestario impactó en este aspecto disminuyendo el número de ingresantes de 943 en 2016 a 385 en 2017. Fue el año de menor número de ingresantes desde 2003.

Además, afectó a investigadores ya formados, que quedaron fuera del CONICET. El recorte se aplicó también a la cantidad de becas doctorales otorgadas por dicho organismo. Este número cayó de 1800 en el año 2015, a 1234 en 2017. 

La repatriación de investigadores fue desalentada. Entre 2017 y 2018 fueron seis los repatriados, en contraste con el promedio de 102 anuales alcanzados hasta el 2016.

El 70% de los institutos de investigación que forman parte del CONICET están cofinanciados por universidades nacionales. La inversión pública en el sistema universitario cayó un 22,3% en relación al PBI durante la gestión de Cambiemos. 

El desfinanciamiento generalizado en ciencia y tecnología afectó, desde 2016, a industrias como la satelital, la nuclear, la alta tecnología, la agropecuaria y la industrial. Esto se manifestó en la suspensión de proyectos y olas de despidos.

Además, bienes estatales de importancia tecnológica, económica y simbólica pasaron a manos privadas. Como el caso de la venta ilícita de ARSAT y la privatización de controles de calidad del Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI).

En septiembre de 2018, el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva fue eliminado. Se le otorgó la categoría de Secretaría, bajo el Ministerio de Educación, Cultura, Ciencia y Tecnología.

Este hecho provocó el repudio de la comunidad científica internacional.

En octubre de 2019, en su último año de gestión, el macrismo lanzó el Plan Argentina Innovadora 2030 que retoma algunas de las iniciativas del plan original, sin mayor nivel de desarrollo.

El Plan Argentina Innovadora 2020 es presentado como antecedente. En este marco es que se publicó la Agenda 2016-2020 anteriormente mencionada, que no contiene ningún seguimiento sobre los proyectos iniciados en 2013.

 

Argentina Innovadora: ¿cómo seguimos? 

En relación al Plan Argentina Innovadora 2030, el nuevo ministro de Ciencia, Tecnología e Innovación Roberto Salvarezza, declaró en una entrevista con la Agencia TSS:

“Creo que el plan que todavía hay que revisar y actualizar es el Plan Argentina Innovadora 2020. Y ver qué podemos rescatar de este nuevo plan al que yo no tuve acceso, que no fue presentado públicamente ni que fue discutido de manera abierta. Esta gestión se va sin tener una hoja de ruta. El único plan que marca un camino, pese a sus errores, es Argentina 2020. Habrá que mirarlo a la luz de cómo estamos hoy.”

Conclusión

El Plan Argentina Innovadora 2020 es un proyecto ambicioso y de gran envergadura que fue interrumpido por el cambio de gobierno. Pareciera ser que la intención de la gestión de Alberto Fernández es retomar los avances del plan en donde se dejaron. 

Este recorrido invita a reflexionar sobre las experiencias, posibilidades y desafíos de nuestro país en relación a políticas de mediano y largo plazo. Además de la importancia del desarrollo de la ciencia, la tecnología y la innovación a nivel nacional.

LA FERIA DE EL DESTAPE ►