Mendoza al límite y con hoteles acondicionados para casos activos

El sistema sanitario público y privado está con ocupación plena. Sin nuevas restricciones, disponen hoteles para casos moderados.

28 de abril, 2021 | 21.38

Conseguir una cama para internación en Mendoza se transformó en una acción prácticamente imposible de cumplir. En su intención de sostener una política pública que se diferencie de la Nación, el gobernador Rodolfo Suárez ha desoído a especialistas y trabajadores de la Salud, e implementó medidas más “laxas” para mitigar el impacto de la segunda ola de COVID-19, que golpea con fuerza en el país. Ahora, en la reunión con el presidente Alberto Fernández reconoció el cerceimiento de los contagios y las dificultades que hay en la provincia para conseguir respiradores.

Operación Olivos: la investigación de El Destape que sacude al macrismo

El desborde en clínicas y hospitales –tanto del sector público, como privado- ha obligado al Ejecutivo a adelantar medidas de urgencia que estaban previstas para los –a priori- meses más duros: mayo, junio y julio. A partir de esta semana, el hotel “El Torreón” –ubicado en el Gran Mendoza- comenzará a alojar pacientes derivados por el Ministerio de Salud, que transiten la enfermedad de forma moderada.

Del mismo modo actuaron las autoridades del hospital privado Italiano, situado en el departamento de Guaymallén, que alquilaron una torre completa al ex hotel Intercontinental a fin de acondicionar unas 26 camas, que serán utilizadas para derivar personas con menor riesgo. Sin embargo, tras la reunión que mantuvo el mandatario mendocino el pasado lunes junto a los 18 intendentes, la única acción anunciada fue extender una hora la restricción de circulación social, que desde el martes rige de 23.30 a 5.30 del día siguiente.

Este proyecto lo hacemos en grupo. Sostené a El Destape con un click acá. Sigamos haciendo historia.

SUSCRIBITE A EL DESTAPE

Sólo el municipio de General Alvear –situado a 300 km de la Capital y con la tasa de positividad más alta de la provincia- dispuso una serie de restricciones por 21 días, entre las que se encuentran la suspensión de reuniones sociales en espacios cerrados y domicilios, el cierre del anexo local del Casino de Mendoza, la limitación de actividades deportivas hasta las 19.30, la disminución al 10% de presencia de fieles en ceremonias religiosas, y reducciones horarias en el comercio.

Hospitales y clínicas, al límite de su capacidad

La situación sanitaria de Mendoza es seguida de cerca por Casa Rosada. En la reunión que mantuvo junto al presidente Alberto Fernández y otros 10 gobernadores más el jefe de gobierno porteño coincidieron en la necesidad de adoptar medidas restrictivas más severas, que persigan el descenso de la curva de contagios y colaboren con el alivio del sistema hospitalario.

"Estamos en una meseta de casos alta, peligrosa, con el sistema sanitario complicado. La restricción nocturna nos permitió controlar mejor los eventos y las fiestas clandestinas", afirmó Suárez y contó que desde ayer rige una extensión en la restricción de la franja horaria. "Escalonamos horarios de ingreso a las escuelas, administración pública y comercios. La movilidad bajó, por el miedo y la conciencia de la gente", detalló y pidió "seguir coordinando la entrega de insumos, tenemos dificultad con los respiradores". 

Los números que llevó el Ejecutivo nacional a la mesa lo avalan. Un informe de la cartera de Salud coloca a Mendoza como la más complicada del país en cuanto a ocupación de camas de terapia intensiva. Al 23 de abril, el índice alcanzaba el 85%, muy por encima del 66,5 por ciento que marcaba la media nacional.

Rodolfo Torres, coordinador de ACLISA (Asociación de Clínicas y Sanatorios Privados de Mendoza), señaló a El Destape que en ese sector se encuentran cubiertas casi las 193 camas UTI. “Estamos con ocupación plena; hoy es del 98%”, reveló.  Según las previsiones del profesional, “vamos camino a destinar el 100% de terapias comunes a pacientes contagiados (como en octubre de 2020)”.

En el mismo sentido se expresó el delegado de la región Cuyo de la Sociedad Argentina de Terapia Intensiva, Gonzalo Álvarez, quien advirtió que la ocupación de camas críticas destinadas exclusivamente a pacientes Covid “es plena; si se desocupa una, es inmediatamente cubierta por pacientes que están en lista de espera”.

En el área metropolitana Norte, donde se encuentran los efectores públicos más importantes y de mayor complejidad de la provincia (Hospital Central y Lagomaggiore), la ocupación de UTI es prácticamente del 100%. Un informe de la Fundación “Salud Inclusiva” destaca que sólo se hallan disponibles dos camas del sector privado.

El Jefe de Neumonología del Central, Enrique Barimboim, dijo a El Destape que las salas de internación y camas de terapia están al 90% y 100%. Esta variación, según el especialista, “responde a la incorporación de nuevos sectores que inicialmente no eran Covid”.

El contexto se repite en todas las regiones mendocinas. Torres reflejó que tanto el Gran Mendoza, el Este y el Sur trabajan al límite de sus capacidades. “Sólo el Valle de Uco (que contempla a tres departamentos) está zafando”, aunque también el nivel de tensión en el sistema es alarmante.

Saliendo del área de cuidados intensivos, el panorama tampoco es alentador. El documento de “Salud Inclusiva” detalla que de 511 camas con oxígeno del sector público, se encuentran ocupadas 417. Es decir, el 82%, con picos de entre 90 y 100 por ciento en establecimientos de la Ciudad de Mendoza.

En el área privada –en tanto- la situación es más compleja. El indicador de ocupación alcanza el 90 por ciento.

LA FERIA DE EL DESTAPE ►