COVID: en rojo sanitario, Mendoza mantiene clases presenciales y no acata el DNU

La provincia cuyana es una de las jurisdicciones que reabrió las escuelas tras el confinamiento. Además, su gobernador anticipó que no volverá a restringir actividades el fin de semana. Expectativas por la visita de Fernández el jueves.

02 de junio, 2021 | 06.00

Los números sanitarios de mayo en Mendoza estremecen. El impacto de la segunda ola de Covid-19 dejó cifras record en cuanto a contagios y muertes como consecuencia del virus. Sin embargo, transcurridos los nueve días de confinamiento estricto que estableció la Nación, el Gobierno provincial decidió retomar –a partir del pasado lunes- las disposiciones que regían previo a la “mini Fase 1”.

De este modo, retornaron las clases presenciales en todos los niveles educativos (a excepción del superior) bajo el sistema de “burbujas”, la restricción de circulación rige de 23.30 a 5.30, el transporte público es de uso general, y se habilitó nuevamente toda práctica deportiva, el comercio en general y los eventos culturales y religiosos, con algunos límites de capacidad.

Incluso, el gobernador Rodolfo Suarez adelantó que no acatará lo dispuesto en el último DNU del presidente Alberto Fernández, en cuanto a que los días 5 y 6 de junio la provincia cuyana no impondrá el aislamiento duro, como ordena la norma. “Tres fines de semana cerrados perjudica a muchos sectores e implica que varios no puedan volver a abrir”, señaló el mandatario mendocino en conferencia de prensa.

Pero no es ese el único mandato en disidencia. Ya que pese a que el área metropolitana central de la provincia se encuentra en alarma epidemiológica, y otras siete comunas en alto riesgo, la decisión gubernamental es sostener habilitaciones que no condicen con lo reglamentado por Casa Rosada. “Esta mayor apertura no significan más casos, la curva de contagios es similar que la de otras jurisdicciones que mantuvieron mayores restricciones”, justificó el máximo funcionario.

La voz en las escuelas

Para sostener la bandera de la presencialidad, el Gobierno se comprometió –recién entrado el 2021- que avanzaría en un plan masivo de vacunación a trabajadores de la educación. Sin embargo, tras inocular a 15.500 docentes de primer ciclo de Primaria en marzo, la cadena se cortó y se recuperó recién esta semana, cuando se habilitaron más grupos.

“Hasta el momento se ha vacunado el 30% (de una planta de 60 mil personas, entre docentes, celadores y directivos) y calculamos que al finalizar la semana no se cubrirá el 50 por ciento”, estimó –en diálogo con El Destape- Laura Espeche, secretaria de Acción Social del Sindicato Unido de Trabajadores de la Educación de Mendoza (SUTE).

La dirigente gremial adjudicó el avance en la inmunización al plan de lucha de la entidad sindical, que entre otras acciones ha organizado varios caravanazos a Casa de Gobierno y un paro de actividades el 19 de abril.

LA FERIA DE EL DESTAPE ►