Vacunas contra el coronavirus: las farmacias proponen aplicarlas de forma gratuita

Las farmacias locales de las diferentes ciudades podrían ser utilizadas como centros de vacunación.

24 de noviembre, 2020 | 20.17

El ministro de Salud, Ginés González García, confirmó que el proceso de vacunación comenzará en Argentina durante la primera quince de enero. Ante esto, las farmacias nucleadas en la Asociación de Propietarios de Farmacias de la República Argentina (ASOFAR) propusieron que las mismas sean usadas en forma gratuita como centros de vacunación contra el COVID-19. Vale destacar que las farmacias se han convertido en centros de vacunación durante las últimas campañas de aplicación de la vacuna antigripal por parte de PAMI. 

Los negocios de Santa María con Clarín y Cambiemos

Quien se refirió al tema fue Norberto Mañas, presidente de la entidad que agrupa a más de 2000 farmacias cuya facturación es más de un tercio de todo el sector en el Área Metropolitana Buenos Aires (AMBA). "El combate a la pandemia merece de una acción conjunta de todos los sectores. No solo del Estado Nacional, las provincias y los municipios, también del sector privado. Por eso ofrecemos a nuestras farmacias diseminadas en todo el país como centros de vacunación contra el coronavirus", expresó.

A su vez, la máxima autoridad de la ASOFAR agregó: "La farmacia del barrio o del pueblo es una referencia ineludible para todos los vecinos en cualquier lugar del país. Consideramos que sería un enorme servicio para las y los adultos mayores, las y los trabajadores de la salud, las y los trabajadores esenciales y aquellas ciudadanas y ciudadanos poder acercarse al comercio más cercano a aplicarse la vacuna, cualquiera sea el origen de la misma, siempre que este aprobada por el organismo correspondiente".

Durante el mes de marzo, cuando se inició la pandemia por coronavirus en nuestro país, las farmacias agrupadas en ASOFAR fueron las primeras en implementar un protocolo de atención al cliente. En aquel entonces se priorizó a las personas que integraban los grupos considerados de riesgo, entre ellos, las mujeres embarazadas y los mayores de 60 años.

Asimismo, para los empleados de cada uno de los comercios se emitió un protocolo en sintonía con las recomendaciones hechas por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el gobierno nacional. Por otra parte, se promovió que las obras sociales, las prepagas y los médicos utilicen recetas digitales para evitar el contacto con el papel por parte del farmacéutico y el cliente.

LA FERIA DE EL DESTAPE ►