A 21 años del suicidio de René Favaloro: qué decía su carta y el rol de Larreta

El PAMI mantenía una millonaria deuda con la fundación de Favaloro que se negaba a pagar y Rodríguez Larreta fue responsable de eso. 

29 de julio, 2021 | 14.32

Hace 21 años, el 29 de julio del año 2000, el reconocido médico René Favaloro decidió quitarse la vida con un disparo al corazón. El creador del bypass coronario redactó siete cartas que dejó en su departamento del barrio de Palermo, las cuales fueron dirigidas a amigos, familiares, colegas y una de ella a "las autoridades".

La decisión de suicidarse conmocionó al mundo de la medicina, de la política y a la sociedad en su conjunto. En el escrito, el cirujano dejó en claro que una de las principales razones que lo llevaban a tomar la decisión era la crítica situación financiera de su Fundación y la imposibilidad de cobrar las deudas que tenían con ella distintos organismos, entre los que se encontraba el PAMI, dirigido por el actual jefe de Gobierno Porteño Horacio Rodríguez Larreta. 

Un día antes del fatídico día, Favaloro le había enviado una carta al entonces presidente Fernando de la Rúa, donde le confesaba estar "desesperado" y solicitaba que intercediera ante empresarios para obtener fondos y poder salir de la difícil situación económica, pero no hubo respuesta.

"El PAMI tiene una vieja deuda con nosotros -creo desde el año '94 o '95- de 1.900.000 pesos; la hubiéramos cobrado en 48 horas si hubiéramos aceptado los retornos que se nos pedían", decía una de las cartas que tiene fecha del 29 de julio del 2000. También, Favaloro sostenía haberse "negado sistemáticamente a quebrar los lineamientos éticos, como consecuencia, jamás dimos un solo peso de retorno". 

Según se conoció en los días siguientes al suicidio, la "vieja deuda" con el PAMI a la que refería Favaloro estaba basada en 195 facturas emitidas entre 1993 y 1995, cuando el organismo era dirigido por Víctor Alderete. Según consignó el medio Página 12, en ese año el gerente de la Fundación, Jorge Barrientos, había explicado: "El PAMI, durante la gestión de Alderete, se negaba a recibirlas”. En 1999, con la llegada de Fernando de la Rúa a la presidencia, se designó en el PAMI un triunvirato de intervención conformado por Ángel Tonietto, Cecilia Felgueras y Horacio Rodríguez Larreta, y Favaloro confiaba en que el pago de la deuda pudiera ser finalmente destrabado. 

La negativa de Larreta

Sin embargo, PAMI siguió negando la existencia de las facturas y la Fundación debió recurrir, a principios del año 2000, a la Sindicatura General de la Nación (SIGEN), dirigida entonces por Rafael Bielsa, que en febrero de ese año envió una nota al triunvirato para exigir que se diera curso a los reclamos de Favaloro y se aceptara "la insinuación de las prestaciones efectuadas para proceder a su respectiva verificación”. En caso de no poder verificar las facturas presentadas por la Fundación, la SIGEN recomendaba que se iniciara un proceso de "conciliación obligatoria".

Después de la muerte de Favaloro, Rodríguez Larreta que contaba a su lado con María Eugenia Vidal (ex gobernadora bonaerense y ahora precandidata a diputada por la Ciudad) como asesora de Recursos Humanos del PAMI; negó en una entrevista con Radio Mitre que existiera alguna "deuda verificada" con la Fundación y que solo se trataba de un "viejo reclamo de facturas" que no aparecían "en los libros contables del PAMI": 

"Las 195 facturas no figuran. Nosotros nunca dijimos que el servicio no se prestó, lo que dijimos es que en ninguno de los libros contables del PAMI figura esa prestación ni esa deuda", aseguraba entonces el actual jefe de Gobierno.

Según detallaba Larreta, entre marzo y mayo del año 2000, tras la intervención de la SIGEN, hubo tres reuniones realizadas entre la obra social de los jubilados y la Fundación. En una de ellas, la final, la propia Felgueras se reunió con Favaloro, a quien se le comunicó que "la única alternativa que quedaba, prevista en la conciliación obligatoria, es verificar caso por caso para ver si los servicios efectivamente se prestaron", según palabras de Larreta que entonces detalló que se decidió "ir a ver las historias clínicas para comprobar si esos servicios se dieron". 

De las cartas que dejó Favaloro se desprende que el monto total de las deudas que debía cobrar la Fundación al momento de su muerte se acercaba a los 18 millones de pesos / dólares - aún se mantenía el uno a uno -, suma acumulada por servicios prestados principalmente a PAMI pero también a IOMA, obras sociales sindicales y empresas de medicina prepaga. 

"En este último tiempo me he transformado en un mendigo. Mi tarea es llamar, llamar y golpear puertas para recaudar algún dinero que nos permita seguir. En estos días he mandado cartas desesperadas a entidades nacionales, provinciales, empresarios, sin recibir respuesta", había escrito Favaloro en una de sus cartas.

La crisis económica, la falta de decisión política para ayudar la fundación y el cinismo de las autoridades a cargo del PAMI, empujaron a Favaloro a terminar con su vida. En la cara de despedida, el reconocido cardiocirujano expresó: "En la Fundación ha comenzado a actuar un comité de crisis con asesoramiento externo. Ayer empezaron a producirse las primeras cesantías. Algunos, pocos, han sido colaboradores fieles y dedicados. El lunes no podría dar la cara".

LA FERIA DE EL DESTAPE ►