Santa Fe: fuerte resistencia de docentes y médicos a las clases presenciales

Maestros exigen certezas sanitarias y edilicias para el retorno en febrero anunciado por la provincia. Los trabajadores de la salud advierten que el regreso a las aulas podría elevar los contagios.

21 de enero, 2021 | 21.51

El Ministerio de Educación de Santa Fe anunció que tiene listo el sistema bimodal, con presencialidad y virtualidad, que se utilizará para arrancar el ciclo lectivo 2021 en el marco de la pandemia, y los docentes volvieron a cuestionar la incertidumbre en la cual se pretende que vuelvan a las aulas, ya que aún no hay certezas sobre cuándo se vacunará a los trabajadores de la educación, ni sobre el estado edilicio de muchas escuelas que no estaban en condiciones de volver a la actividad. Por eso, quieren sentarse a discutir cuáles serán las condiciones epidemiológicas para concretar ese retorno, mientras esperan el resultado de la primera reunión paritaria, prevista para el 5 de febrero, para discutir salarios de cara al año que comienza.

Evasión en Argentina: Los ricos fuera de borda

El regreso de las clases en la provincia alternará una semana en las aulas y otra a distancia, con grupos reducidos de hasta 15 alumnos para permitir el distanciamiento social, control de temperatura a la entrada, sanitización, uso de tapabocas y horarios acotados para evitar que los chicos se trasladen en horas pico en el transporte público, especialmente en grandes ciudades como Rosario y Santa Fe. El 17 de febrero volverán los grupos prioritarios, es decir los séptimos grados de las escuelas primarias, los quintos de secundaria y sextos de técnicas, que retomarán sus actividades con un criterio semipresencial para poder cerrar los saberes fundamentales del cierre de cada etapa. En tanto, el 15 de marzo volverán el resto de los alumnos de todos los grados, niveles y modalidades.

Las vacunas para los 85 mil docentes y asistentes escolares deberían llegar en febrero, pero nadie sabe a ciencia cierta cuántas ni cuándo. “Tenemos ya la planificación con Salud con selección de lugares para poder iniciar la vacunación con inmediatez ni bien las dosis estén en Santa Fe”, detalló la ministra de Educación santafesina, Adriana Cantero, a El Destape. Pero como dijo su par de Nación, Nicolás Trotta, una circunstancia no depende de la otra: la actividad planificada con protocolos en este régimen mixto fue aprobada antes de tener la vacuna en el país, por lo que las clases podrían comenzar aunque se demore la aplicación. “Tal vez estemos en una situación epidemiológica en la que sea posible el comienzo con alternancia, y lo vamos a ir haciendo mientras se va desplegando la vacunación”, indicó Cantero.

Este proyecto lo hacemos en grupo. Sostené a El Destape con un click acá. Sigamos haciendo historia.

SUSCRIBITE A EL DESTAPE

Certezas

Gustavo Teres, secretario general de Amsafe Rosario, dijo a El Destape que quieren que la decisión de la vuelta a las aulas y sus condiciones "sea de los especialistas a partir de la evolución de la pandemia". Para un regreso seguro a la escuela -insistió- hay que tomar medidas imprescindibles y aplicar un protocolo, pero recordó que la provincia ni siquiera los convocó a discutir el proceso de revinculación de fines del año pasado, que finalmente no tuvo lugar en el sistema público. "La discusión presencialidad sí o no es falsa, porque todos queremos volver. El traspaso de la cultura y los saberes, el aprendizaje colectivo, las instituciones educativas y el proceso de enseñanza están pensados a partir de la presencialidad. La virtualidad es un recurso más, puede ser una alternativa pero no hegemónica", aclaró.

Parar llegar a un acuerdo, los maestros exigen conocer el cronograma de vacunación a los trabajadores de la educación, y cuál es el plan estratégico para que las escuelas estén en condiciones de bioseguridad. "El año pasado un 20 o 25% de escuelas no estaban en condiciones de volver ni en el marco de la normalidad, hay que trabajar sobre la infraestructura. Tienen que estar todos los termómetros, los productos de sanitización y los recursos humanos para aplicarlos, y los lavamanos instalados en todas las instituciones. Necesitamos que se incorporen docentes, porque vamos a trabajar la bimodalidad, presencial y virtual, y no lo puede hacer el mismo maestro", detalló. "Los docentes queremos dar clases, pero en condiciones en las que se cuide la salud de maestros y alumnos", expuso.

Además, el sindicalista recordó que un 10 por ciento de los alumnos que perdieron el contacto durante 2020 están siendo revinculados por estos días, en el marco del programa Verano Activo. "El gobierno de Perotti abandonó a 50 mil chicos, que en junio ya sabía que no se habían podido conectar, profundizando la desigualdad. Había muchísimos reemplazantes para ir a buscar a esos alumnos sin conectividad", aseguró. Por ello, exigió que para arrancar un ciclo lectivo en el que una parte de los alumnos va a estar en la virtualidad, se garanticen soportes electrónicos y plataformas públicas gratuitas "para que los chicos y docentes no tengamos que pagar para enseñar ni aprender".

Médicos

En el marco de las quejas docentes, un grupo de médicos de la Universidad Nacional de Rosario (UNR) advirtió que el regreso a las escuelas "podría favorecer contagios, exponiendo a los más chicos y los más grandes" al COVID-19. Los especialistas llamaron a establecer criterios epidemiológicos para saber cuándo suspenderlas de ser necesario, insistieron en la importancia de la vacunación del personal educativo, e hicieron una propuesta de protocolo para las aulas que contempla espacios que garanticen la circulación de aire para disminuir la acumulación de aerosoles; y la construcción de burbujas educativas fijas con maestro y un número reducido de niños, con encuentros intermitentes y no diarios, para permitir la inmediata suspensión de la actividad y el aislamiento si apareciera un caso.

Los médicos generalistas y docentes de la Facultad de Medicina Lucas De Candia, Valeria Bulla y Ricardo Cordone recordaron que si bien los niños desarrollan en general un cuadro clínico más leve y con menor frecuencia de complicaciones, "pueden transmitir la enfermedad tanto como los adultos", y que en términos epidemiológicos, "a más contacto social, se producen más contagios y mayor número de muertes". Además, señalaron que "la transmisión por aerosoles es considerada la vía principal de transmisión del virus entre personas", y que los menores de edad y mayores de 60 años "han sido los menos expuestos al virus y por consecuencia, es posible que constituyan subpoblaciones con gran susceptibilidad al contagio".

El panorama muestra, para los sanitaristas, "una compleja tensión entre el cuidado integral de los niños y las medidas necesarias para no perder el control de la pandemia". En esa línea, apuntaron que cuando hay circulación comunitaria del virus y crecientes números de casos, el cierre de escuelas, en conjunto con otras medidas restrictivas que disminuyen el contacto social, es útil para frenar la dispersión del virus. El regreso a la presencialidad, entonces, "podría favorecer contagios, exponiendo particularmente a los más chicos y los más grandes". Además, advirtieron que la actividad escolar puede generar la acumulación de personas en espacios cerrados, como los colectivos y las aulas.

En cuanto a las propuestas, volvieron a insistir con la implementación de aislamientos selectivos, preventivos e intermitentes (Aspi), cierres breves con importante disminución de la circulación y el contacto social para impactar fuertemente en la disminución de los casos como método "primordial" para pensar el sostenimiento de cualquier actividad presencial. Además, destacaron la necesidad de establecer criterios epidemiológicos que marquen con precisión cuándo se puede sostener la actividad escolar presencial y cuándo debe ser suspendida en cada localidad, y coordinar la presencialidad en escuelas con la campaña masiva de vacunación en personal educativo.

LA FERIA DE EL DESTAPE ►