Clases presenciales: un regreso marcado por la incertidumbre

A solo unas horas de producirse el regreso a clases presenciales en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires el escenario parece estar dominado por la incertidumbre en relación a cómo será la nueva presencialidad.

En las últimas semanas, el tema del regreso a clases presenciales ha sido una cuestión dominante en los medios de comunicación. La presión de una parte importante de los mismos y de otros grupos sociales por volver a la presencialidad parece no corresponderse con los datos que hemos relevado en una reciente encuesta realizada por el equipo Socpol de la Universidad Nacional de Quilmes a 2.258 casos residentes en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y la provincia de Buenos Aires.

Operación Olivos: la investigación de El Destape que sacude al macrismo

Los primeros resultados indican que una amplia mayoría de encuestados/as preferiría volver a la presencialidad cuando todos los y las docentes estén vacunados contra el COVID-19, y también señalan que sería importante que los mayores de 60 años también estuviesen vacunados.

A solo unas horas de producirse el regreso a clases presenciales en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires el escenario parece estar dominado por la incertidumbre en relación a cómo será, efectivamente, la nueva presencialidad. Esta incertidumbre también se observa entre la amplia comunidad educativa y, sobre todo, se expresa en niveles diferenciales en cuanto al conocimiento respecto a las características que asumirán los protocolos y su implementación.

Al respecto hemos consultado, entre otras cuestiones, sobre cuántos días de la semana imaginan que estarán los estudiantes en la escuela, sobre la cantidad de horas diarias y por la cantidad de alumnos por aula. Casi la mitad de los encuestados/as, imagina que los estudiantes concurrirán tres veces por semana a la escuela, mientras que, llamativamente, un 21 % señala que irán los cinco días de la semana.

En relación a la cantidad de horas diarias y pese al debate sobre la nueva presencialidad y las características que la misma asumirá, la mayoría de los encuestados/as imagina que los/as estudiantes irán cuatro horas, es decir, la jornada completa, mientras que un cuarto señala que la jornada será de tres horas y un 27% de dos horas. Solo un 9% imagina que los estudiantes concurrirán una hora y una hora y media por día.

En el caso de la cantidad de estudiantes que habrá en cada aula, la mayoría de los/as encuestados/as se imagina que las mismas estarán integradas por 15 alumnos en el 41% de los casos y por 10 alumnos en el 34% de las respuestas. Solo un 8% indica que las aulas tendrán 25 o más estudiantes. En este sentido, las respuestas de los encuestados/as parece estar más cercana de la propuesta de la Provincia de Buenos Aires que de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

La posición de los encuestados/as en relación a las distintas opciones de las tres preguntas presentadas anteriormente se refleja en la conformación de dos grupos opuestos: por un lado se encuentran aquellos/as que señalan un escenario de baja presencialidad y temporalidad en las aulas, que estaría dado por quiénes indicaron que se imaginan uno o dos días de clases, entre una hora y una hora y media, y con cinco o diez estudiantes. Este grupo representa al 49 % de los encuestados/as. Por otra parte, se encuentran quienes se imaginan una vuelta a clases presenciales bastante similar al escenario previo a la pandemia, con cuatro o cinco días de clases, con tres o cuatro horas diarias y aulas con 25 o más estudiantes: este grupo representa al 32 % de los encuestados/as.

Ante un posible escenario de difusión de los contagios, hemos preguntado “qué cree que habría que hacer cuando aparezca un caso confirmado de Covid-19 en un estudiante o un docente de esa escuela”. La respuesta mayoritaria señala que de ocurrir un caso confirmado, deberían suspenderse las clases por 10 días en todo el establecimiento (56%), mientras que el restante 44% optó por indicar que solo habría que suspender las clases en el curso donde asistía ese estudiante o trabajaba ese docente.

La mayor parte de los/as encuestados imagina una nueva presencialidad escolar estructurada bajo la lógica del cuidado. Sin embargo, hay un conjunto de encuestados/as que alcanza a casi un tercio de los casos relevados que se imagina un escenario similar a lo que ocurría previamente a la pandemia. Las representaciones sobre la vuelta a clases y sus modos de imaginarla parecen tener algún punto de acuerdo cuando la indagación sitúa el interrogante en situaciones concretas como la posibilidad de que uno de los estudiantes sea un caso positivo, más allá del alcance de las medidas.

Ficha técnica de la encuesta:

• Fecha de relevamiento: del 10 al 12 de febrero de 2021.

• Universo: población mayor de 18 años, residentes en la Provincia de Buenos Aires y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

• Alcance del relevamiento: Ciudad Autónoma de Buenos Aires y Provincia de Buenos Aires.

• Diseño muestral: Captura de casos a través de publicidad en Redes Sociales (Facebook e Instagram), segmentada proporcionalmente por género, edad y partido/jurisdicción. En provincia se relevaron todos los partidos del Gran Buenos Aires, los tres grandes aglomerados urbanos (Gran La Plata, Gran Mar del Plata y Gran Bahía Blanca) y 15 partidos del resto de la provincia.

• Tamaño de la muestra: 2.259 casos (524 en CABA y 1.734 casos en la Provincia de Buenos Aires).

• Cantidad de preguntas: 43.

* Realizado por SocPol - UNQ (Instituto de Economía y Sociedad en la Argentina Contemporánea de la Universidad Nacional de Quilmes).

LA FERIA DE EL DESTAPE ►