Monotributistas: las claves para registrarse

Todo lo que necesitás saber del monotributo, cómo realizarlo y pasos extras.

12 de mayo, 2021 | 01.40

Ingresar al circuito laboral puede resultar complejo. Sin embargo, existen opciones que simplifican las obligaciones impositivas que todo trabajador debe cumplir. Por eso, si elegís ser un pequeño contribuyente, esta guía para monotributistas te será útil.

Si vas a trabajar de manera autónoma, hay una serie de trámites que tenés que realizar. El monotributo simplifica esas gestiones y permite contar con ciertos beneficios, como la seguridad social.

¿Cuáles son las condiciones para ingresar al régimen de monotributo? ¿Qué documentación se necesita? A continuación, te contamos cómo acceder y qué pasos seguir para hacer el trámite. Aprovechá y sacate todas las dudas.

Este proyecto lo hacemos en grupo. Sostené a El Destape con un click acá. Sigamos haciendo historia.

SUSCRIBITE A EL DESTAPE

¿Qué es el régimen monotributo?

El monotributo es el régimen que podés elegir como trabajador independiente. De esta forma, te transformás en un pequeño contribuyente y cumplís con tus obligaciones tributarias.

En Argentina tenemos un sistema tributario que posee diferentes niveles de recaudación. Como ciudadanos, al pagar impuestos y aportes, colaboramos con el crecimiento social y económico de nuestro país.

El régimen fue creado en la República Argentina en el año 1998. La Ley 24.977 fue sancionada el 3 de junio de ese año, durante la presidencia de Carlos Menem. Hoy alcanza a más de 3 millones de personas.

El objetivo de este sistema es optimizar recursos de la Administración Tributaria. Actualmente, un gran número de trabajadores se mueven en la economía informal. Según estadísticas oficiales, el 35% de la población trabaja en negro en Argentina.

Entre los sectores que cuentan con un nivel alto de empleo no registrado, se encuentra el servicio doméstico, con un 75%. Le siguen la construcción, con un 67,8%, y la agricultura y ganadería, con un 55%.

En el momento de su creación, el monotributo se diseñó para que más gente se incorporara al mercado laboral formal. Simplificar el sistema tributario alienta a que las personas se inscriban y cuenten con sus beneficios. 

Sin embargo, en los últimos años, hubo una tendencia por parte de las empresas a abusar de esta figura. Así, por ejemplo, evitan el pago de aportes y dejan en manos de los trabajadores el acceso a los servicios de salud. 

El desafío en tiempos de pandemia es brindarle a los trabajadores mayores facilidades para que puedan mantenerse en actividad. Profesionales y emprendedores, entre otros, pueden encontrar un respaldo desde el Estado.

¿Quiénes pueden ser monotributistas? 

Si querés formar parte del grupo de monotributistas que trabajan en nuestro país, tendrás que cumplir con algunas condiciones. Podés hacerlo si sos persona física y te dedicás a la venta de cosas muebles (alimentos, ropa, electrodomésticos, etc.)  y/o locaciones, y si ofrecés servicios. 

Además, es posible ser monotributista si trabajás en forma independiente y tenés más de 18 años. Pero también si integrás una cooperativa de trabajo o conformaste una sociedad de hecho con un máximo de tres socios.

El pago mensual de un monto fijo determinado te permitirá mantener tu estatus frente a la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP). Esto cubre tus aportes jubilatorios y de obra social. 

Dentro de las opciones del régimen se encuentra el Monotributo Social, que está destinado a personas en situación de vulnerabilidad. Se dirige a emprendedores que realizan una actividad económica informal por cuenta propia o están en situación de desempleo.

La categoría del monotributo social alcanza a quienes están fuera del mercado laboral formal. También a quienes tienen ingresos brutos inferiores al haber previsional mínimo.

Actualmente, se está tratando en el Congreso Nacional un proyecto de ley relativo al monotributo. El mismo propone "establecer distintos mecanismos para morigerar el impacto negativo" de la cuarentena en los monotributistas.

El beneficio alcanza a pequeños y pequeñas contribuyentes, los más vulnerables. Ellos, con los parámetros vigentes, quedarían excluidos del Régimen Simplificado para Pequeños Contribuyentes en una situación extraordinaria.

Un informe del Ministerio de Desarrollo Social detalla que, en el último año, 720 mil personas accedieron a cobertura médica. Son casi 350 mil personas las que acceden al aporte jubilatorio gracias a esta herramienta.

¿Qué es la Administración Federal de Ingresos Públicos?

La Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) es un organismo de recaudación de impuestos autárquico del Estado argentino. Esto significa que es autónomo de nuestro Estado. La AFIP depende del Ministerio de Economía. 

Este organismo, además de recaudar, se encarga de fiscalizar las rentas y los impuestos nacionales. Para ello, recurre a la Dirección General Impositiva (DGI),  que también administra multas y sanciones.

Dentro de la AFIP, la Dirección General de los Recursos de la Seguridad Social (DGRSS) se ocupa de la nómina salarial. Y si los impuestos son externos, entonces interviene la Dirección General de Aduanas (DGA).

En 2020, cuando cumplíamos con el aislamiento social preventivo obligatorio (ASPO), decretado por la pandemia de Covid-19, agregaron otra función. Hoy la AFIP también está a cargo del programa de Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción (ATP).

¿Hay ventajas para los monotributistas? 

Las ventajas de ser monotributistas son muchas. Te contamos cuáles son para sacarle el mayor rendimiento. 

Simplificación impositiva

A través de una cuota fija mensual pagás impuestos vinculados con tus obligaciones impositivas. La cuota puede incluir Ganancias, IVA y seguridad social.

Cobertura social completa

Podés elegir la obra social que quieras, entre una serie de opciones, para vos y tu familia. Además de la cobertura médica, recordá que tendrás acceso a una jubilación.

Variedad de canales de pago

Tenés varias formas de pagarlo: ya sea en efectivo, tarjeta o con cheque. También por cajero o en la ventanilla de los bancos, por Home Banking o Pago Fácil. La que te resulte mejor. 

Incentivo al cumplimiento

Esta es la mejor parte. Si cumplís con los pagos en tiempo y forma, durante un año calendario, AFIP te recompensa. Ya sea que lo hagas con tarjeta o débito automático, se te reintegra el monto de un pago mensual. 

¿Cuál es el proceso para ser monotributista?

Muchas veces los trámites nos abruman y de inmediato desistimos. No te desanimes, acá te contamos el paso a paso para que puedas registrarte en el régimen de monotributistas. 

1. En primer lugar, si querés ser monotributista necesitás contar con un Código Único de Identificación Tributaria (CUIT) y Clave Fiscal. Para sacarlos, podés pedir un turno en línea o acercarte a la agencia de AFIP que corresponda a tu domicilio fiscal. 

Fijate en el mapa de dependencias de la AFIP cuál es la sede que te queda más cerca. El trámite es totalmente gratuito.  

2. Con la documentación que detallamos a continuación, tendrás que registrar tus datos biométricos, que son los datos referentes a cada ciudadano. En este caso, la firma y la foto, y puede que también te pidan la huella dactilar. 

  1. Tenés que presentar original y fotocopia del DNI (puede ser en formato tarjeta o libreta celeste). 

En caso de que seas extranjero y no tengas DNI, podés presentar tu pasaporte o certificado de la Dirección Nacional de Migraciones. Ahí debe constar el estado de tu residencia.

  1. Deberás solicitar un formulario F.460/F de AFIP por duplicado. 

  2. Presentar doble comprobante de domicilio, como mínimo dos de las siguientes constancias:

  3. Un certificado de domicilio expedido por la autoridad policial. Deberás tramitarlo hasta 60 días antes de la presentación.

  4. El original y la fotocopia de la factura de un servicio público a tu nombre. Tenés que haberla recibido hasta 60 días antes de la presentación.

  5. El original y la fotocopia de un extracto de tu cuenta bancaria o un resumen de tu tarjeta de crédito. Tienen que haberse recibido hasta 60 días antes de la presentación.

  6. El original y la fotocopia del título de propiedad o contrato de alquiler de un inmueble. Debe ser del que se considerará tu domicilio fiscal.

  7. El original y la fotocopia de la habilitación municipal. Puede ser una autorización municipal equivalente, de acuerdo a tu actividad.

  8. El original y la fotocopia del acta de constatación notarial.

3. En la misma dependencia te darán el duplicado del formulario F.460/F. Ahí va a figurar tu número de CUIT y la constancia del trámite de tu Clave Fiscal.

4. Una vez que tengas la clave fiscal, deberás hacer la adhesión o alta por internet, en la web de AFIP. Entonces tendrás que elegir, entre las categorías preestablecidas, la que se ajuste a tu actividad. 

5) También elegirás la obra social para vos y tu grupo familiar.

6) Con el alta, te darán una credencial que podés usar para abonar en forma mensual. Como ya te lo contamos, podés pagarlo de varias maneras, a través del banco, por débito automático, entre otras.

¿Cómo emitir facturas?

Dentro del sistema tributario, por cada producto o servicio que vendas, tendrás que emitir un comprobante como monotributista. Para ello, se deben utilizar las facturas tipo C.

Desde 2019 es obligatorio que se emitan facturas electrónicas. Si te inscribiste en alguna de las categorías, podrás utilizar esta opción. El trámite que reemplaza al formato físico es gratuito y se hace vía web. 

Sin embargo, hay excepciones para esta obligación. Las personas que se encuentren en el “Régimen de Inclusión Social y Promoción del Trabajo Independiente” no están alcanzados por esta regla. 

En caso de que trabajes en un local, deberás exhibir la constancia de inscripción en un lugar bien visible. Además, el comprobante del pago del mes en curso y el Formulario de AFIP con el nombre “Data Fiscal”.

Cuándo no podés serlo

Vimos que el alta para los monotributistas es más simple de lo que parece. El sistema te alienta a que seas un contribuyente regular, y, sobre todo, ejemplar. ¿Querés avanzar con el trámite? 

Antes de iniciarlo deberás chequear que cumplas con los requisitos necesarios. No podés ser monotributista en caso de:  

  • Si integrás una Sociedad Anónima (SA), Sociedad de Responsabilidad Limitada (SRL) o Sociedad Colectiva.

  • Si trabajás en la dirección o administración de esas sociedades o estás en su conducción. 

  • Si realizás más de tres actividades simultáneas o tenés más de tres locales.

  • Si vendés productos a más de $29.119,56 cada uno.

  • Si realizás importación de bienes.

Para todos estos casos te corresponde inscribirte en el Régimen General.

¿Cómo registro cambios en mi actividad?

En caso de que llegues a modificar la actividad que registraste en un principio, vas a tener que recategorizarte. Si se incrementan tus gastos personales, contás con acreditaciones bancarias o adquirís bienes costosos, la AFIP se encargará de hacerlo.

 

La AFIP también da la posibilidad de revisar cada cuatro meses el monto que se deberá pagar. Porque, a pesar de ser una cifra fija, se basa en determinados parámetros. 

Los montos se establecen de acuerdo a los ingresos brutos acumulados. Si se trata de actividades que se desarrollan en un local, se registra el consumo de energía eléctrica y los alquileres de los 12 últimos meses. 

A su vez, dependen de la facturación. Si la facturación es menor o mayor a la esperada, se tendrá que revisar la categoría en el régimen simplificado. Cada cuatro meses se puede hacer el trámite de recategorización.  

Esta operación se puede hacer desde la web de AFIP o desde la aplicación “Mi monotributo”. Hay una guía paso a paso que se puede consultar. 

Durante 2020, debido a la pandemia, se congelaron las escalas del monotributo. La última recategorización se realizó en el mes de enero.

Otro dato importante es que podés darte de baja del sistema de monotributistas cuando lo necesites. Si terminás tus actividades, renunciás o entrás a trabajar en relación de dependencia, el trámite se puede hacer vía web. 

Conclusión 

Ser monotributista implica tener una serie de derechos y obligaciones. Pagar los impuestos y los aportes te habilita a trabajar dentro de un sistema tributario. Te transforma en pequeño contribuyente.

En un primer momento, el proceso para darse de alta puede resultar complejo. Pero con la guía adecuada comprobamos que el trámite es más sencillo de lo que se ve. Solo hay que prestar atención a los requisitos y la documentación requerida. 

En este artículo te contamos cuáles son los pasos a seguir para formar parte del grupo de monotributistas de Argentina. El alta, las disposiciones, las ventajas y toda la información necesaria para inscribirte. 

Si querés actualizarte y contar con más información sobre cómo hacer determinados trámites, seguí leyendo El Destape.

 

LA FERIA DE EL DESTAPE ►