Tras el estallido de la polémica por los "sobresueldos" producto del cobro de pasajes no utilizados por legisladores nacionales, el oficialismo tendría en carpeta terminar con los pasajes áereos para diputados porteños y bonaerenses. Precisamente, dos miembros de esa bancada, Elisa Carrió y Fernando Iglesias, quedaron en el ojo de la tormenta por este ítem.

La decisión obedecería al enorme revuelo que generó la difusión de un informe de la fundación Directorio Legislativo, que coloca a los diputados nacionales por estos dos distritos al tope del ránking que registró la cantidad de canjes de pasajes no usados por efectivo.

Según dejaron trascender a la agencia Noticias Argentinas, la razón esgrimida es que las distancias que deben cubrir los diputados de la Ciudad y de la Provincia de Buenos Aires para trasladarse no necesitan pasajes aéreos.

En relación al 2016, no sólo se duplicó el monto que se cobra por tramo de pasaje áereo no utilizado, de 965 a 2.000 pesos, sino que además creció un 13 por ciento la cantidad de canjes realizados.

Sin embargo, de avanzar esta iniciativa, la polémica no se disiparía del todo ya que el sistema de cobro de pasajes no utilizados seguiría corriendo para los diputados del Interior del país.

El esquema actual permite que todos los diputados y senadores, sin distinción de provincia de origen, reciban de manera mensual 20 tramos aéreos y 20 terrestres: dentro de este universo, existe un monto determinado de tramos que en caso de no utilizarse pueden ser cambiados por dinero en efectivo.

El ranking de los diputados más canjeadores lo encabeza Elisa Carrió, líder de la Coalición Cívica, quien canjeó $355 mil pesos como diputada de la Ciudad de Buenos Aires. Según reveló su par del FIT, Néstor Pitrola, Lilita le justificó el cobro porque "no tenía plata para pagar la tarjeta".