El gendarme Emmanuel Echazú, único imputado como sospechoso de provocar la muerte del artesano y militante Santiago Maldonado, fue sobreseído, mientras que la causa que investigaba el caso fue cerrada.

La decisión fue dispuesta por el Juez Federal de Rawson Gustavo Lleral, encargado de comprobar las circunstancias de la muerte de Maldonado durante una violenta represión a una manifestación mapuche por parte de la Gendarmería Nacional el 1 de agosto de 2017.

Echazú quedó imputado por la muerte de Maldonado luego de presentarse espontáneamente ante autoridades por considerarse sospechado. Durante la brutal represión, había sido herido con una piedra en el rostro.

La figura de Echazú estuvo llena de polémica durante el último año: a pesar de estar considerado como el principal sospechoso de la muerte de una persona que estuvo tres meses desaparecida, la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, lo ascendió a alférez en enero de este año. Además, su relato sobre la represión deja lugar a muchas dudas.