En una decisión arbitraria y sin fundamentos sólidos, el Ministerio de Seguridad le aplicó el derecho de admisión a más de 100 hinchas de Colón de Santa Fe que asistieron como visitantes, con su entrada y sin provocar hechos de violencia, a un partido entre su equipo y Patronato de Paraná.

A través de una publicación en el Boletín Oficial, el pasado 15 de enero (Disposición 5/2019), la cartera de Seguridad que comanda Patricia Bullrich le prohibió de manera arbitraria el ingreso a estadios durante 12 meses a 137 hinchas del ‘Sabalero’. La razón que esgrimen es que los denunciados presenciaron un partido de la Superliga en la cancha de Patronato, el cual había sido anunciado con público visitante.

El partido jugado en agosto pasado (terminó 0 a 0) se desarrolló sin complicaciones ni hechos de violencia, en una muestra más de que el público visitante no es el eje de la problemática de la violencia en el fútbol.

No obstante, Seguridad decidió sancionar a parte los presentes con una medida que se aplica contra barras bravas y personas con sentencias judiciales, en una disposición que los mezcla con los hechos de violencia entre barras de All Boys y la Policía de la Ciudad, entre otros.

De hecho, la medida fue apañada por los medios de comunicación hegemónicos, que dieron a conocer el tema como un nuevo golpe a los violentos que protagonizaron “incidentes”, nunca especificados.

Los simpatizantes del club santafesino asistieron al Estadio Presbítero Bartolomé Grella de Paraná con su entrada comprada en condiciones normales, luego de varias idas y vueltas de la organización. Los tickets fueron vendidos en boleterías habilitadas por el club local a más de 500 espectadores, luego de que se habilitara la posibilidad de la presencia de hinchas visitantes, figura que se modificó a la de “neutrales”, y que desembocó en un “no abierto” ”, según palabras del jefe policial de la capital entrerriana.

La medida recibió el rechazo de toda la comunidad 'Sabalera', e incluso desde la propia dirigencia del club se habla de un rechazo a la insólita sanción, la cual será recusada.

“El partido se desarrolló en un clima de total tranquilidad, sin ningún tipo de incidentes. Estamos en presencia de una sanción autoritaria, excluyente y estigmatizante de espectadores de nuestro querido fútbol argentino, en donde continuamente se criminaliza y violenta a los y las hinchas, socios, socias y simpatizantes”, reclamó, en diálogo con El Destape, Sergio Sala, quien integra el Frente 23 de Octubre de agrupaciones de Colón y la Coordinadora de Hinchas.

Mientras los hechos de violencia sucedidos durante la segunda Superfinal de la Copa Libertadores de América entre River y Boca siguen sin esclarecerse, al igual que la responsabilidad de los organismos de Seguridad en los mismos, los hinchas de Colón se ven criminalizados por una medida que sólo parece un maquillaje para dispar las críticas a los operativos realizados cada fin de semana en cientos de estadios.

“El derecho de admisión no soluciona nada. Mucho menos cuando ni siquiera atiende un hecho de violencia puntual. Es una sanción que solo sirve para mostrarle a los medios que están haciendo algo”, resaltó Sala. Y alertó: “Hoy 137 hinchas Colonistas pagarán los platos rotos. Mañana le puede tocar a otros u otras. Toda persona que va a la cancha está expuesta a esta arbitrariedad”

En esa misma línea, Hernán Aisenberg, uno de los fundadores de la Coordinadora de Hinchas, subrayó que “todos los y las hinchas hoy somos presuntos delincuentes”, debido a que “se acabó la presunción de inocencia, por lo tanto, se terminaron también nuestros derechos democráticos”.