Un informe de CEPA muestra que la pérdida de puestos laborales entre 2015 y 2018 ascendió a 4.469, es decir una reducción del 5,51% en la plantilla de personal. La importación de autopartes llevó a que la fabricación de piezas sea el sector dentro de la producción automotriz, más perjudicado con la pérdida de 2288 empleos.

"Al analizar los datos pueden observarse claramente tres procesos interrelacionados: el primero relacionado con la caída de la producción de vehículos, el segundo vinculado a la caída de las ventas de automóviles producidos localmente y, en tercer lugar, un aumento de la participación de los automóviles de origen importado en el mercado nacional", explica el informe de CEPA.

Embed

Si durante los primeros años del macrismo la venta de autos no cayó, ¿Por qué cayó la cantidad de puestos de trabajo? el motivo es el aumento de las importaciones: se pasa del 53,8% en los primeros meses del año 2015 al 71,6% en el mismo periodo de 2018, es decir, casi 20 puntos porcentuales en tan sólo 3 años, lo que implica un claro reemplazo de producción nacional por importada.

El sector automotriz agudizó su crisis y el derrumbe de las ventas de autos parece no tener fin. Según los datos computados, los patentamientos de 0 km de noviembre retrocedieron 44,9%.

Si bien falta mucho para terminar el mes y puede mostrar cierta recuperación, en caso de mantenerse esta tendencia, se trataría de la caída interanual más fuerte desde la salida de la convertibilidad en 2002. Ni en la crisis del 2008 se registró un desplome semejante.