El controvertido aeropuerto de El Palomar, donde opera de manera irregular la low cost Fly Bondi, se inundó completamente por el temporal que sacudió a la Provincia de Buenos Aires el pasado fin de semana.

En una nueva muestra de la precariedad de la obra, los vecinos de la zona volvieron a subrayar sus creencias de que se trata de un “aeropuerto trucho e ilegal”. La base está en medio de una zona urbana y rodeada de escuelas lo que hace aún más riesgosa su operación.

Embed

Una serie de videos circularon en redes sociales y dejaron registrado el colapso, lo que hizo drenar el agua acumulada por la entrada principal.

En esta nota