El músico Pity Álvarez se entregó a la policía y confesó haber matado a Cristian Díaz en Lugano, aunque se consideró inocente: "era él o yo".

"No vengo a declarar, vengo a contar lo que pasó. Lo maté porque si no me iba a matar él, creo que soy inocente", sostuvo el artista.

Embed

Con gorra de lana azul oscuro y lentes de sol blancos, Alvarez se presentó a la comisaría 52 de Villa Lugano minutos antes de las 7 acompañado por su abogado.

El defensor del líder de Viejas Locas, Sebastián Queijeiro, sostuvo que el cantante "es una persona muy joven con un daño muy fuerte" por las drogas.

"Pero él siempre estuvo a derecho, en la última causa que tuvimos la impulsamos nosotros, fue un recital que salió mal", destacó el letrado en declaraciones al canal Crónica.

El abogado reconoció que, en este caso, "ya con los testimonios estaríamos muy complicados", porque "cualquier persona que diga que vio algo, es parte de la prueba".