El consumo continúa en caída y la crisis se refleja en las ventas en supermercados, que cayeron 12,5% en noviembre en términos interanuales. Además, la comercialización en los shoppings descendió 16,3%.

De acuerdo al Indec, el retroceso del consumo en los megacentros comerciales acumuló cinco meses en baja.

En noviembre, a precios corrientes, es decir, incluyendo el impacto del alza de precios, la facturación en los centros de compras llego a $ 5.902,1 millones, con un alza del 20,6%, y en los supermercados a $ 44.841,9 millones, con una suba del 33,3%.