Antes, los programas de entretenimiento para ganar altas sumas de dinero eran buscados para un viaje, un auto, o algún deseo personal. Hoy, con el gobierno de Mauricio Macri, participan para poder comer. Fue el caso de Lis Caldas, una participante de General Pico, La Pampa, quien conmovió con su historia a Santiago Del Moro en el programa "¿Quién quiere ser millonario?".

"Me anoté para llenar la heladera de mi casa. No pienso en viajes, en comprarme un auto. Cuando uno pierde mucho, valora aquello que no le daba bolilla porque estaba. Pero cuando no está, hace tanta falta que uno cuida y valora. Yo me prometí salir de esta. Este programa me está cambiando la vida", expresó la participante, ante las lágrimas del conductor.

Embed

Como le pasa a muchos argentinos, la participante contó que es muy difícil llegar a fin de mes: "Me asombra lo caro que es todo. Yo no aumento mis productos. Entonces no sé cómo equilibrar eso… Todo el tiempo me las ingenio. Llevo el bebé a la guardería, voy corriendo a la facultad de una punta a la otra. A veces no tengo tiempo y llego agitada porque tengo asma".

"Si ustedes supieran con cuánto vivo. A veces uno hace una fachada y no es la realidad. Muy poca gente sabe lo que nosotros pasamos y lo mucho que me ha costado. Yo lucho por mis hijos, para darles de comer, para el bienestar de ellos, para que estén juntos. Son muchas presiones. Estudio porque fui tonta y no estudié antes. Estudio para progresar y para que mis hijos tengan un mejor porvenir", señaló Lis.

Cuando no estuvo segura de responder una pregunta, Lis se plantó en los 300 mil pesos. "Ya lleno mi heladera y otra más. Esto queda para mis hijos y para mis nietos. Ellos le van a contar que la abuela estuvo acá participando y ganó 300 mil pesos. ¡Gracias, gracias, gracias!".

En esta nota