Durante los últimos días, se vivió en Santa Fe una convulsión política por la viralización de una foto que podría impactar en la imagen de uno de los principales candidatos a la Gobernación. El domingo pasado apareció una foto de Antonio Bonfattiposando con Lorena Verdún, viuda del sindicado como líder de la banda de Los Monos, Ariel "Pájaro" Cantero, asesinado en 2013 y cuya muerte en Rosario se inscribió en una guerra feroz que no para de cobrarse muertos hasta estos días.

La imagen se viralizó rápidamente por redes sociales y WhatsApp, sugiriendo una "amistad" entre el exgobernador y la familia Cantero, con un audio posterior donde una mujer (presuntamente, Verdún), dice que fue Bonfatti el que se acercó a saludarla y ponerse a su disposición. El socialismo salió inmediatamente a hablar de la existencia de una "campaña sucia" pero no negó la legitimidad de la foto, tomada durante los festejos de carnaval en el parque Scalabrini Ortiz, lo que atribuyeron a una distracción de los encargados de chequear quiénes se acercan al candidato.

bonfatti viuda los monos.jpg
La foto de Bonfatti y Lorena Verdún, viuda del sindicado como líder de la banda de<strong> Los Monos</strong>, Ariel
La foto de Bonfatti y Lorena Verdún, viuda del sindicado como líder de la banda de Los Monos, Ariel "Pájaro" Cantero.

No puede evitar comentarse que la situación se dio en el contexto de un fin de semana largo que pasó en Rosario dejando un reguero de sangre, con 7 personas asesinadas en distintas situaciones violentas, con balaceras en plena vía pública y ejecuciones de tinte narco. La foto de una de las escenas del crimen también fue expuesta en las redes sociales, con mensajes críticos al gobierno provincial.

No de manera casual, el gobernador Miguel Lifschitz salió este miércoles a vincular a Los Monos con estos hechos. En tanto, fuentes de las tres fuerzas principales consultadas en off por El Destape se mostraron cautelosos, pero apuntaron a un sector de la Policía como autores de una operación para enrarecer el clima antes de las elecciones.

Sospechas

Una fuente del oficialismo dijo directamente que sospechan "de sectores policiales con vínculos corruptos" detrás del "circo burdamente armado" en las redes sociales. "Había mucha gente que se le acercó y se les pasó reconocer a esta mujer que lo encaró y le pidió una foto", argumentó un asesor que camina la campaña con los candidatos en el territorio. También desde el socialismo se mostraron molestos porque "hubo diputados provinciales de fuerzas opositoras que, tan solo una hora después de aparecida la foto, la difundieron a periodistas".

Desde el macrismo negaron participación en la viralización de la instantánea, y deslizaron que el material fue subido a las redes sociales, principalmente, por elementos relacionados a sectores de las fuerzas de seguridad, entre ellos, "oficiales retirados y un sindicato policial no reconocido". "Fuimos todos muy cautelosos porque si arrancamos así terminamos el 16 de junio a los puñetes. Cuidamos que no se le escape a ninguno ni un like en redes sociales", dijo en off un dirigente de Cambiemos. "Ellos se horrorizan, pero han hecho varias campañas sucias, van a empezar a buscarnos cosas a todos. Hace 30 años que juegan así. Y esta vez están desesperados porque saben que la gente está hastiada y pueden perder la provincia y la ciudad", opinó.

Desde el peronismo también se mostraron precavidos. "Tiene olor a opereta, pero es raro que Bonfatti haya dicho que no la conoce porque es un personaje mediático", dijo una fuente que siempre se mostró crítica con el crecimiento de la violencia narco durante las gestiones socialistas en la provincia. En rigor, Verdún se hizo conocida a través de fuertes denuncias que hizo durante el juicio a los Cantero sobre lo que consideraba una “politización” de la causa, en las que involucró desde el juez que llevaba la investigación en el fuero provincial, el polémico Juan Carlos Vienna, hasta a los mismos Lifschitz y Bonfatti en consonancia con otros actores. “Lo puede haber organizado ella y su familia, como una muestra de poder”, leyeron desde otro sector del PJ.

Pero más allá de los análisis de cada partido, lo que queda claro es que el revuelo político obedece a un contexto. Hubiese sido mucho menor el impacto si Santa Fe no fuese una provincia con los índices de homicidios que tuvo durante los últimos años (Rosario triplicó el año pasado la media nacional de 5,2), o si no padeciera el entramado narco que se vive cobrando muertes, y hasta tiroteos a domicilios de políticos, jueces y fiscales. En la percepción social, hace años que la inseguridad es la mayor preocupación de la ciudadanía según las encuestas, sólo recientemente superada por la economía luego del cataclismo del año pasado y las políticas de ajuste que implementa Mauricio Macri.

"Es cierto que un terreno tan convulsionado y con tantos actores haciendo su juego es propicio para operaciones. Pero un poco esto es producto también de un gobierno que hizo de la seguridad un espectáculo en lugar de una política seria", analizó consultado por El Destape un especialista en criminología. El Frente Progresista termina, entonces, siendo víctima de su propia responsabilidad sobre lo que los números duros indican como un serio déficit en ese área, en especial durante la gestión de Bonfatti, que tuvo las peores cifras. Deberá trabajar sobre ese eje si quiere blindar su campaña de este tipo de situaciones.

*Nicolás Maggi es corresponsal de El Destape en Santa Fe.