Mientras miles de personas se encuentran en situación de alto riesgo de contraer enfermedades relacionadas a las inundaciones, el Ministerio de Salud nacional decide despedir a 284 trabajadores y mantiene paralizados los operativos territoriales.

Los despidos más sensibles para el combate de la epidemia de dengue se produjeron en las Delegaciones Sanitarias Federales de varias provincias y en las Unidades Sanitarias de zonas críticas como Clorinda (Formosa), Puerto General San Martín (Rosario, Santa Fe) y Entre Ríos. Estas forman parte de la estructura que el Ministerio tiene para evitar el ingreso al país de probables epidemias.

Las desvinculaciones también se produjeron en el Programa Nacional de Salud Sexual y Procreación Responsable y en la Dirección Nacional de Maternidad e infancia. El viernes pasado se enviaron 70 telegramas de despidos, ayer otros 114 y se preparan 100 más para el jueves.

Los trabajadores denuncian que la cartera, que tiene como titular a Jorge Lemus, mantiene paralizados todos los operativos territoriales de salud, tanto en Capital Federal y en Provincia de Buenos Aires, como en los Centros Articuladores de Políticas Sanitarias de la región NEA (con base en Resistencia), Centro (con base en Rosario) y Cuyo (con base en Mendoza).

Hasta el año pasado estos operativos brindaban prestaciones a más de 6.500 personas por mes, sólo en Capital Federal y Gran Buenos Aires, y en un contexto de brote son de gran utilidad tanto para llevar adelante acciones de prevención y descacharrado en conjunto con la población, como para reforzar y descomprimir la atención médica de los distintos niveles jurisdiccionales.

También en el marco de la epidemia la cartera sanitaria nacional decidió cerrar el vacunatorio de la Unidad Sanitaria de Huergo derivando a la población al Hospital Muñiz y reduciendo así la capacidad de atención.

Huergo recibía alrededor de 500 personas por día, que se vacunaban principalmente contra la fiebre amarilla para viajar a muchos de los países afectados por el brote de dengue. En ese contexto las personas recibían asesoramiento sobre salud del viajero e información sobre las medidas de prevención y los síntomas del dengue, zika y chikungunya.

En esta nota