La jueza salteña Claudia Noemí Güemes, quien fuera filmada maltratando a una niña, finalmente no será sometida a un jury de enjuiciamiento. El órgano encargado de este procedimiento, compuesto entre otros por Pamela Caletti y los jueces de Corte Guillermo Posadas y Guillermo Catalano, consideraron que el video que expone a la magistrada no constituye motivo suficiente como para iniciar un proceso de remoción.

A pesar de los llantos desgarradores y de los gritos e insultos que dedica la magistrada Claudia Guemes a una niña de 5 años, a quien trató de caprichosa y maleducada antes de llevársela por la fuerza, tal como puede advertirse en el video, el jurado de enjuiciamiento consideró que la actitud de la jueza Güemes “comprometió los valores de prudencia, mesura y cortesía y debe desterrarse de la praxis judicial este tipo de excesos”, sin embargo, a renglón seguido afirman que el comportamiento de la magistrada no es suficiente para removerla de su cargo.

Por otro lado, también afirmaron que, si bien la conducta de la magistrada es reprochable, se trató solo de un caso en particular, por lo cual no puede afirmarse que haya existido incumplimiento de los deberes de funcionario público, al ser solo una la víctima.

Vale recordar que estos funcionarios fueron noticia debido a lamentables hechos que ocurrieron tiempo atrás por la polémica designación de ambos jueces de Corte, ya que ninguno de los magistrados cuenta con antecedentes académicos, el Currículum Vitae de los mismos no cuentan con psogrados, especialidades o maestrías que puedan acreditar conocimientos científicos.

La resolución del jurado de enjuiciamiento revela una preocupante falta de formación técnica, ya que desconoce la Convención sobre los Derechos del Niño y la Convención Belém Do Pará, además deja un mensaje perverso como precedente, porque es un aviso a los demás jueces de que la primera agresión de estos hacia las niñas y mujeres, será perdonada, ya que se trata de un solo hecho, en un expediente determinado. Un precedente nefasto y siniestro que abre puertas a que la violencia contra las niñas y mujeres será avalada por el estado, al menos en la provincia de Salta.

En esta nota