Dólar a $ 73 y el negocio del hambre | El Destape con Roberto Navarro Suscribite

X
El sindicato de maquinistas alemanes GDL defendió la huelga de seis días y rechazó volver a la mesa de negociaciones. El gobierno alemán, por su parte, criticó la medida de fuerza, que paralizará el transporte, según el portal web de la Deutsche Welle.


El presidente del sindicato de maquinistas alemanes GDL, Claus Weselsky, dijo este lunes que esa organización seguirá adelante con la planeada medida de fuerza que arranca hoy a las 15 de Alemania, para el transporte de mercancías, y a las 2 de la madrugada del martes para el transporte de pasajeros, finalizando a las 9 del domingo.

El sindicato rechazó el jueves último la nueva oferta presentada por la dirección de la Deutsche Bahn (la empresa de trenes) y anunció una nueva ronda de huelgas. La compañía ofreció un aumento de salarial de forma gradual a partir del 1 de julio de hasta un 4,7%, así como un pago único de 1.000 euros hasta el 30 de junio.

Los maquinistas reclaman un aumento salarial del 5%, una jornada laboral de 38 horas semanales, frente a las 39 actuales, y una limitación de las horas extras. La anterior huelga tuvo lugar a finales de abril, con paros en el transporte ferroviario de tres días que afectaron tanto a las líneas de mercancías como a los trenes de pasajeros.

Gobierno alemán critica abiertamente la huelga

"La negociación del convenio en la Deutsche Bahn (la mayor compañía ferroviaria del país) resulta apenas comprensible", afirma el vicecanciller y ministro de Economía y Energía, el socialdemócrata Sigmar Gabriel, en declaraciones al diario Bild, publicadas este lunes.

El ministro dudó que una huelga de seis días sea un "comportamiento razonable", teniendo en cuenta los perjuicios que va a causar, y exigió "negociaciones serias" a ambas partes.