La primera dama, Juliana Awada, acompañó al presidente Mauricio Macri en su gira por Rusia, donde fue el centro de la polémica y recibió cientos de críticas en las redes, luego que se mostrara riéndose en medio de un homenaje a los soldados caídos en la Gran Guerra Patria.

Este martes, Awada participó del acto de inauguración de la plaza República Argentina en la calle Zhítnaya, en el distrito Yakimanka, a 500 metros de la sede de la embajada argentina en Moscú, y también estuvo junto al mandatario cuando depositó una ofrenda floral en la Tumba del Soldado Desconocido.

LEER MÁS: La explosiva chicana de Moyano a los Macri

Allí, las cámaras captaron a Awada riéndose y contándole un chiste al presidente Macri mientras ocurría frente a sus narices una marcha militar en homenaje a los caídos.

Embed

En esta nota