Ya clasificados a los octavos de final, Inglaterra y Bélgica juegan en Kaliningrado con el único propósito de definir quién terminará en la primera posición.

Embed

En esta nota