El arquero de la Selección argentina, Franco Armani, realizó una práctica de penales con los sparrings con vistas el primer duelo eliminatorio frente a Francia, pero sólo pudo contener un tiro.

El guardameta, que se ganó la titularidad luego de la derrota con Croacia, debió enfrentarse a un extensa práctica de penales, ya que el duelo ante los franceses puede definirse desde los 12 pasos.

Sin embargo, los resultados no fueron muy alentadores. De 17 penales pateados, el jugador de River sólo pudo contener uno y otro se fue por encima del travesaño. El resto fueron todos a la red.

A favor del arquero, los juveniles que acompañan a la Selección demostraron gran calidad a la hora de definir, claro sin la presión de un Mundial.

Embed

En esta nota