Luego del rechazo a la legalización del aborto en el Senado, el ministro de Salud, Adolfo Rubinstein, manifestó estar "un poquito frustrado" al no conseguir ampliar este derecho para las mujeres. Aún así, resaltó que "los grandes cambios no se pueden dar de una sola vez", con lo cual sugirió que hay esperanza para que se logre en un futuro.

"Estoy un poquito frustrado con el final, pero los grandes cambios no se pueden dar de una sola vez y necesitan un proceso de maduración. Ahora tenemos que fortalecer e impulsar muchísimo más las políticas de prevención del aborto", planteó Rubinstein en diálogo con radio Continental.

En este sentido, consideró que "la legalización y el cambio del marco normativo es un elemento muy importante" y remarcó que "la situación hoy ya no es la misma que hace cuatro meses”, cuando empezó el debate. “Eso es un enorme salto adelante, sobre todo a nivel de la discusión pública sobre un tema que era absolutamente tabú", destacó.

Por su parte, Rubinstein, quien participó como orador a favor del aborto legal, seguro y gratuito durante las exposiciones en el Congreso, resaltó que el ministerio de Salud tiene la obligación de garantizar la aplicación de educación sexual integral, la anticoncepción y la aplicación de los protocolos de actuación de la interrupción legal del embarazo.

“No podemos desatender una tragedia, una realidad, que es que hay chicas jóvenes, habitualmente pobres, que se mueren o tienen serias complicaciones debido al aborto en condiciones clandestinas", enfatizó. Además, adelantó que “se está avanzando en el proyecto de cambios en el Código Penal” para dar respuesta a esta problemática.

LEÉ MÁS: EL CINISMO DE BULLRICH SOBRE EL ABORTO: ASÍ FUE SU GESTIÓN EN MATERIA DE EDUCACIÓN SEXUAL