La gobernadora de Tierra del Fuego, Rosana Bertone, reveló detalles del abuso sexual que sufrió entre los 11 y 12 años por parte de uno de los miembros de su familia. La mandataria aseguró que ese episodio "me arruinó la vida" y "la formación de pareja", por lo que debió concentrarse más fuertemente en el aspecto laboral.

Bertone contó que sufrió un "abuso sexual intrafamiliar entre los 11 y los 12 años" pero tardó "mucho en hablarlo, hasta con mi propia familia, porque pensé que no me iban a creer". En diálogo con Télam, la gobernadora aseguró que la "intervención de su abuelo materno" permitió que ella pudiera contar lo que había ocurrido.

En ese entonces, no se hablaba de sexo con la familia, como se hace ahora, y Bertone reflexionó que las personas que fueron abusadas siempre se cuestionan "si los hechos habrán sido tan así o uno mismo se siente culpable pensando si a lo mejor provocó una situación en el otro". Un pensamiento que "es absurdo y terrible, pero sucede" a causa del "descreimiento" de las denuncias por abuso.

El abuso ocurrió dentro de su familia por eso, si bien ella tenía una relación cercana con su abuelo, él no quiso hacer la denuncia penal. El abusador vive y "en mi familia todo el mundo sabe quién es".

La gobernadora confesó que el abuso le "arruinó la vida", incluso "la vida sexual, la formación de una pareja" y que por eso se focalizó mucho en el trabajo, "porque de alguna manera me cuesta construir en lo afectivo".

Sin embargo, estuvo casada y con su ex marido "hablamos del tema, tuvimos que enfrentar situaciones" pero "me ayudó muchísimo porque yo tenía mucho temor a que a mi hija le pasara lo mismo".

La revelación del abuso ocurrió en 2015 de manera espontánea en una entrevista. Ella habló de los agravios sufridos en la campaña electoral y contó "que no creía que pudiera sufrir un ataque peor que el abuso sexual del que había sido víctima".

LEER MÁS: La gobernadora de Tierra del Fuego se aleja del peronismo alternativo