A miles de kilómetros de distancia, el equipo de Marcelo Gallardo recibió del aliento de un hincha local, que, desaforado, entonó todas sus canciones. Machete en mano, el joven asiático, pudo superar las barreras lingüisticas y se mostró como uno más dentro de la tribuna.

Japonés River

En esta nota