Los conducidos por Marcelo Gallardo dominaron con autoridad el juego y se impusieron sobre su clásico rival desde el primer minuto con el manejo del mediocampo la intensidad de los sus mediocampistas por afuera.

Ya a los 4 minutos, Rafael Santos Borré encendió las alarmas 'Xeneizes' con un desborde por la derecha y un centro en el que el arquero Agustín Rossi (que volvió a la titularidad por la lesión de Esteban Andrada) mostró dudas.

Tanto buscó el 'Millonario' que al final consiguió el gol: Tras un rebote fortuito, el balón le cayó al 'Pity' Martínez sobre el costado izquierdo del área y el jugador de la Selección clavó un impresionante volea en el aire para poner el 1 a 0, a los 14.

Embed

El ex mediocampista de Huracán mostraba un nivel envidiable sobre el terreno de juego, pero apenas siete minutos después de su celebración sufrió un problema muscular y debió ser reemplazado por Juan Fernando Quintero.

En un Boca impreciso y más peleador que jugador, el que mostró mayores capacidades fue Darío Benedetto. El 'Pipa' fue el primero en reaccionar tras la desventaja y en la primera que tuvo envió un potente remate al arco, pero Franco Armani desarticuló el avance con un exigido manotazo.

Pero más allá de algún ataque esporádico de los dirigidos por Guillermo Barros Schelotto, fue todo para River, que desplegó una estrategia precisa y efectiva. La presión en las salidas desde el fondo de los boquenses le permitió recuperar la posesión con rapidez y el buen pie de su mediocampo le permitió manejar los hilos del juego a su placer.

Con Boca ávido por el empate el encuentro entró en un terreno de roces físicos y jugadas polémicas que pudieron haber dejado algún expulsado antes del fin de la primera mitad. Sin embargo, Mauro Vigliano se mostró permisivo con algunos golpes, como un codazo del ingresado Edwin Cardona (por la lesión de Leonardo Jara) a Enzo Pérez o una temeraria acción que enfrentó a Lucas Pratto y Naithan Nández.

El segundo tiempo empezó con polémica. Es que en apenas un minuto, los futbolistas del local reclamaron dos penales: primero una supuesta falta sobre Benedetto cuando iba a definir y luego una supuesta mano de Leo Ponzio en el área.

El equipo de los mellizos Barros Schelotto se obligado a ir en busca del empate y el que volvió a poner la cara fue Benedetto, quien casi iguala el marcador a los 51 minutos después de un centro de Cristian Pavón, pero su remate fue defectuoso y terminó fuera de la cancha.

A los 54, la oportunidad fue para Pavón quien fue a buscar un pelota aérea al centro del área riverplatense y cayó junto con Milton Casco, en lo que pareció ser una infracción del jugador 'Millonario' que Vigliano no cobró.

Para potenciar su mejor momento en el partido Guillermo decidió enviar a la cancha a Mauro Zárate en lugar de Carlos Tévez -e flojo partido- mientras que Gallardo contrarrestó con Ignacio Scocco por Lucas Pratto.

El que sacó rédito de ese movimiento fue el 'Muñeco', ya que con apenas cuatro minutos en cancha, 'Nacho' fue asistido por Quintero y envió un misilazo inatajable para Rossi.

Embed

El golazo de Scocco fue un golpe de nocaut para Boca. A la ya imagen deslucida y confundida que ofreció durante el partido se sumó la desazón de un partido que se le escapaba sin chances.

Con todo a su favor, River se dedicó a jugar sin errores y a defenderse con y sin la pelota para volver a festejar otro importante triunfo en la Bombonera.

En esta nota