El astro del fútbol Juan Román Riquelme afirmó la superfinal será "el amistoso más caro de la historia" y se mostró molesto por la resolución de la Conmebol que definió que se juegue en Madrid: "Nos quitaron el clásico".

"Fue muy raro y feo lo que pasó. No quiero que mis hijos se acostumbren a que estas cosas pasan acá. Yo me ilusionaba con que Boca fuera campeón en la cancha de River y que respeten si nos tocaban ganar", consideró.

"Ya no es lo mismo, es como que la final de la Champions League se juegue acá. Es como una derrota para el fútbol argentino. Es lamentable que un equipo de fútbol no pueda llegar a un estadio, al ver que la llevan a Europa, se perdió todo. La final solo se está jugando porque uno tiene que ir al Mundial de Clubes", sostuvo.

“Hay pocas cosas que son nuestras. El asado, el mate, el dulce de leche y el superclásico. Nos acaban de quitar este último. Era nuestra fiesta en nuestro país. Es triste que se juegue en otro país. La final ya no es lo mismo. Va a ser el amistoso más caro de la historia”, dijo Riquelme en Radio Mitre.

En esta nota