La quita de las retenciones anunciada por el Gobierno tendrá un costo fiscal anual superior a los $16.000 millones, al tipo de cambio actual, lo que equivale a la construcción de más de 800 escuelas, 1.500 km de ruta o 61 meses de asignaciones, según estimó el Centro de Estudios Económicos y Sociales Scalabrini Ortiz (CESO).

Según el equipo del presidente Mauricio Macri, la quita de retenciones y baja de la alícuota a las exportaciones de la soja, aportarán alrededor de u$s 6.000 millones, aunque el grueso de los productores exportará recién cuando se consume la unificación del tipo de cambio.


Así, según CESO, el Estado dejará de recaudar unos $16.354 millones al tipo de cambio oficial actual y $23.604 millones a un tipo de cambio de 14 pesos por dólar.

El grupo de economistas estimó que ese costo fiscal equivale a "885 escuelas, 1.475 km de ruta, 61 meses de AUH+asignación por embarazo o 1.624 unidades de trenes eléctricos al cambio actual". En caso de que la devaluación lleve el dólar a $14, con lo que deja de recaudar el fisco se podrían hacer"1.277 escuelas, 2.129 km de ruta, 88 meses de AUH+asignación por embarazo o 2.344 unidades de trenes eléctricos".

Pero Macri espera que el Estado compense con un mayor ingreso de pago de impuestos a las ganancias, correspondiente a los incrementos en los ingresos de las firmas del sector.

"Hay un compromiso que también hay que cumplir que es pagar los impuestos, ahora no hay excusas. No quisiera tener que aplicar la ley porque no la están cumpliendo, porque están evadiendo. Voy a ser implacable con quien no cumple la ley", pidió Macri ayer a la mañana.

Es que la diferencia entre lo que exportaban antes y venderán ahora se convierte en ganancia para los productores, pero los tiempos de recaudación son distintos.

Para eso depende de cuándo es el cierre del balance de la empresa, y recién cuatro meses y 20 días después se computa la recaudación. "En el mejor de los casos, si el cierre es a fin de este año, el pago del impuesto será en mayo del año que viene, por lo que hay un efecto financiero negativo en la recaudación del Estado", sostuvo un auditor ayer ante este medio, que agregó que de esta forma, solo una parte compensaría lo que el fisco deja de obtener.

En el caso de que las compañías del agro prefieran exportar en enero, con un nuevo tipo de cambio, la entrada de impuesto a las ganancias llegará mucho después.