Con golpes e insultos la Policía detuvo a una jubilada que dirige un comedor en La Matanza por defender las pertenencias de sus compañeros y le iniciaron una causa judicial, en medio de la manifestación contra el ajuste macrista.

La mujer, de nombre Lidia, intentó proteger los bolsos de sus compañeros frente a un intempestivo avance de los efectivos policiales, quienes se querían llevar efectos personales de los manifestantes como ropa infantil, y terminó aprehendida en medio de una violenta situación.

Embed

Luego de varios minutos en los que la mujer permaneció precintada y aislada del resto de los manifestantes, mientras los policías secuestraba las pertenencias que intentó defender, Lidia fue liberada, aunque fue acusada de resistencia a la autoridad.

"Me detuvieron porque estaba defendiendo las pertenencias de los compañeros que nos estaban sacando. Estaba defendiendo lo mío, los de mi compañeros", apuntó la mujer en declaraciones a los medios presentes.

La mujer señaló que la querían llevar detenida y que la "cagaron a puteadas", mientras los efectivos empujaban a los periodistas.

En esta nota