Luego que Mauricio Macri prometiera analizar la detención de la construcción de las represas Néstor Kirchner y Jorge Cepernik (pactadas por el gobierno de Cristina Kirchner con la República China) a raíz de pedidos de grupos ecologistas, el vicepresidente de la firma ElectroIngeniería, Gustavo Ferreyra, aseguró que no existe "ningún riesgo ambiental" y que todos los controles fueron superados satisfactoriamente, al tiempo que pidió que las obras "no sean paradas".

En diálogo con Víctor Hugo Morales en Radio Continental, el empresario afirmó que en caso que el Presidente decida suspender o dar de baja las obras en marcha en la Patagonia, se podrían llegar a perder "hasta cinco mil puestos de trabajo".

Embed


Además, Ferreyra destacó que la relación con China podría verse afectada ya que el desembolso realizado por el país asiático para la construcción de las represas "es el préstamo más grande que China haya dado al exterior".

Sobre la situación contractual, el vicepresidente de ElegroIngeniería aseguró que "se firmó un contrato de financiamiento con bancos chinos y otro de construcción con el Ministerio de Planificación", que se incumpliría en caso de parar las obras, al tiempo que pidió al gobierno de Mauricio Macri que designe a las autoridades pertinentes para que puedan continuar: "No hay comitentes designados, es una situación preocupante", sentenció.

En esta nota