El juez Jorge Ballestero presentó este miércoles su renuncia como integrante de la Sala I de la Cámara Federal porteña, tras sufrir fuertes cuestionamientos por el fallo que realizó junto al camarista Eduardo Farah. Aquella decisión judicial se tradujo en la excarcelación del empresario de medios Cristóbal López.

La renuncia fue presentada a través de una breve nota ante el ministro de Justicia, Germán Garavano. El juez, que se encontraba con licencia médica de 20 días, dejará su cargo a partir del 1 de junio.

Ballestero presentó su renuncia en medio de una ola de críticas por la decisión de liberar a los empresarios Cristóbal López y Fabian De Sousa, al tiempo que cambió la carátula de la causa.

Por su parte, el juez Eduardo Farah le pidió al Consejo de la Magistratura su traslado en preferencia a un Tribunal oral Federal de San Martín, pero sigue esperando la confirmación de la vacante. Mientras tanto, el camarista pidió ir al Tribunal Oral Penal Económico 1.

La salida de Ballestero se suma a los casos de otros integrantes de la justicia como el ex camarista Eduardo Freiler, la ex procuradora Alejandra Gils Carbó, y el juez Carlos Rozanski, entre otros. Otros magistrados sufrieron presiones pero no fueron apartados. Un ejemplo es el juez Daniel Rafecas, a quien se intentó destituir en el Consejo de la Magistratura. Como esa maniobra no pudo avanzar, finalmente fue multado en el marco de la denuncia de Alberto Nisman.