El Gobierno reglamentó hoy los cambios en el impuesto a las Ganancias, entre los que se encuentra un tributo sobre la renta financiera, que alcanza a plazos fijos, acciones, bonos y alquileres.

De acuerdo a lo que ya se conoce sobre la renta financiera, la ganancia originada en instrumentos en pesos pagará 5% de impuesto a las Ganancias sobre el mínimo no imponible, de $66.917,91 anuales. Por su parte, la renta producida por activos en dólares o en pesos ajustables por inflación (UVA o CER), tributará una alícuota del 15% sobre ese mínimo de casi 67.000 pesos.

Sin embargo, hay sectores que no son alcanzados por esta disposición. Los fondos en cajas de ahorro, las inversiones en acciones de empresas argentinas y las ganancias resultado de una valorización de cuotas partes de fondos comunes de inversión con un mínimo de 70% en acciones argentinas quedan exentas del impuesto.

El Gobierno de Cambiemos llevó a cabo su campaña electoral con la promesa de eliminar el impuesto a las ganancias. Sin embargo, toma medidas que afectan a los trabajadores mientras sigue sin cobrar el tributo las acciones de las empresas que cotizan en la Bolsa porteña.

La medida se tomó a través de un extenso y complejo decreto, de 68 páginas, publicado este jueves en el Boletín Oficial, con las firmas del presidente Mauricio Macri; del Jefe de Gabinete Marcos Peña y del ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne.