El Gobierno continúa con su armado de la justicia, sobre todo, en los tribunales federales de Comodoro Py. El 15 de noviembre ingresó a la Comisión de Acuerdos de la Cámara de Senadores de la Nación el mensaje del Poder Ejecutivo que solicita se designe a María Eugenia Capuchetti como titular del Juzgado Criminal y Correccional Nº 5 de la Capital Federal, el despacho cuyo último magistrado “natural” fue Norberto Oyarbide.

Capuchetti deberá sortear una audiencia pública y ser respaldada por la Cámara Alta para poder ocupar el juzgado que está vacante desde el 7 de abril de 2016, cuando el polémico exmagistrado hoy involucrado en la causa de los cuadernos del chofer fue presionado para dar un paso al costado.

¿Quién es la funcionaria seleccionada por el Presidente y a quiénes se impuso en la terna que elevó el Consejo de la Magistratura?

Embed

Se trata de la actual titular de la Oficina de Enlace con Organismos Oficiales del Ministerio Público de la Ciudad. Tiene el visto bueno de un sector de la mesa judicial de Mauricio Macri. Además del guiño del operador judicial del PRO, Daniel Angelici. Trepó del puesto 6º al 2º en la nómina que elaboró el órgano que selecciona magistrados, lo que la metió de lleno en la competencia por el cargo.

Es hija de un policía con pasado polémico y conoce los pasillos de los tribunales de Retiro: tuvo un paso por Comodoro Py como secretaria del juez federal Sergio Torres.

Según se desprende de su CV judicial, ejerció la docencia universitaria en la Escuela Superior de la Policía Federal Argentina y en la Universidad Kennedy, entre otros establecimientos.

Macri se inclinó por ella y dejó de lado para este puesto clave a Agustina Inés Rodríguez (la primera de la terna) y a Juan Tomás Rodríguez Ponte quien, no obstante, tendría un premio consuelo.

Rodríguez –como publicó El Destape en agosto- era la mejor posicionada en la terna pero a la vez, por cuestiones políticas, quien menos posibilidades tenía de ser elegida. Es coordinadora general de la Unidad Fiscal Especializada de Violencia contra las Mujeres (UFEM), del Ministerio Público Fiscal, y fue secretaria letrada del ahora Procurador General interino Eduardo Casal.

Por su parte, Rodríguez Ponte era el tercero de la nómina, y quien realmente tuvo chances hasta último momento de quedarse con el cargo.

Hijo del intendente de General Lavalle, José Rodríguez Ponte, integrante de Cambiemos, actualmente es el titular de la Dirección de Asistencia Judicial en Delitos Complejos y Crimen Organizado (Dajudeco) bajo cuya órbita está la Oficina de Escuchas que el Gobierno cedió a la Corte Suprema de Justicia apenas asumió.

Rodríguez Ponte quedó en el ojo de la tormenta cuando se filtraron los audios de Cristina Kirchner, que habían sido interceptados de forma irregular. Según publicó este medio, la responsabilidad de aquella escucha estuvo bajo el mando de Juan Ramella, el encargado de la subdirección de Escucha Directa. Rodríguez Ponte trabajó durante años como secretario del juez federal Ariel Lijo –donde también prestó sus servicios Ramella-.

A pesar de que no volverá a Comodoro Py –al menos por ahora-, Rodríguez Ponte tendría premio por su trabajo realizado: pica en punta para ocupar el juzgado federal Nº2 de Lomas de Zamora.

Así las cosas, tras arrasar la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Criminal y Correccional Federal -instancia revisora de los 12 juzgados federales de Comodoro Py- y reestructurar con cinco designaciones la Cámara Federal de Casación Penal –máxima instancia penal del país-, el macrismo está a un solo paso de definir otro cargo clave en los tribunales de Retiro.