La impactante imagen del momento en que el candidato a la presidencia de Brasil Jair Bolsonaro es apuñalado recorre el mundo sin parar y convierte al rival de Lula en noticia. Quién es el político que se benefició con la proscripción del líder del PT.

La visión de un Bolsonaro debilitado y cargado por sus seguidores rumbo al hospital esta lejos de parecerse al perfil que muestra el ex militar. Bolsonaro es conocido a nivel nacional por un discurso profundamente antisistema y anticurrupción, con fuertes tintes de racismo y remembranzas a la dictadura militar brasileña.

El candidato de extrema derecha, nacido el 21 de marzo de 1955, fue asociado en reiteradas ocasiones con el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, por su imagen de "outsider" reaccionario y de mensajes duros, y con la francesa Marine Le Pen, por las similitudes en el discurso.

Tras su paso por la milicia, que incluyó una estadía en prisión por reclamar por los bajos salarios de las Fuerzas Armadas, Bolsonaro dejó la actividad en 1988 y al año siguiente se convirtió en concejal de Río de Janeiro.

Ya en 1991 se convirtió en diputado federal durante siete periodos consecutivos (1991-2018).

Tras la proscripción de Lula Da Silva por parte de la Justicia brasileña, Bolsonaro se convirtió en el líder de las encuestas con el 22% de intención de voto, unos diez puntos por encima de la ecologista Marina Silva. No obstante, en caso de que Lula le entregue su apoyo a Fernando Haddad (a quien había elegido como su vicepresidente), el nuevo candidato del PT podría derrotarlo incluso en primera vuelta.

Lo que sí parece seguro es que Bolsonaro acumula una importante cantidad de detractores y en ninguno de los escenarios analizados podría consagrarse en la segunda vuelta. El ataque en su contra será un factor a contemplar en cuanto a las fluctuaciones de la intención de voto.

Bolsonaro es visto como un hombre peligroso para la estabilidad de Brasil por su falta de preparación, sus discursos de odio y sus posturas extremistas, sin olvidar sus mensajes a favor de la dictadura durante el impeachment contra Dilma Rousseff, en 2016.

No obstante, lo que suena peligroso para el mundo político parece atraer la atención popular. Así lo demuestran los millones de personas que lo siguen en redes sociales.

En esta nota