El Dr. Fernando Strasser es el Secretario del Juzgado Federal de la Seguridad Social N° 2, el cual subroga desde hace años. Y desde que asumió el gobierno de Cambiemos, ha sido su más fiel ladero a los fines de conculcar los derechos de los más vulnerables.

Todo comenzó cuando, a raíz de la Ley de Reparación Histórica, presenté un Amparo pidiendo su inconstitucionalidad. Allí, la ANSES recusó al Dr. Fantini y, como la Dra. Braghini -quien le seguía en turno- se sacó la causa de encima, le llegó a Strasser. De allí en más no se respetó ninguno de mis derechos. Lo que denuncié ante su superior, ante la Corte Suprema, ante el Consejo de la Magistratura y, la UFISSES inició una causa por el tema.

Tan iregular fue su actuación que, cuando el Poder Ejecutivo quiso premiarlo, enviando su Pliego al Senado para nombrarlo Juez Titular en diciembre de 2017, los Senadores lo cajonearon, mientras que aprobaron otros, como el del Dr. Zenobi, hoy titular del Juzgado N° 9.

Pero Strasser, a quien no le alcanza con la titularidad de su juzgado y está concursando para ser Camarista, siguió haciendo los deberes.

Cuando el Congreso aprobó la Reforma Previsional, fuimos muchos los que iniciamos por la vía del amparo acciones legítimas. Nosotros tuvimos la suerte de lograr recursarlo y, ello nos llevó a conseguir que se reconociera nuestro derecho. Pero otros no pudieron, ya que a pedido de la ANSES, el Dr. Strasser se autoproclamó “Fuero de atracción” de todos los amparos colectivos en una medida ilegal e inconstitucional que, le permitió, de un solo golpe, rechazarlos por una cuestión formal. Dijo, en el amparo presentado por el Defensor del Pueblo de la Provincia de Buenos Aires y luego en el de ATE, que el amparo no era la vía idónea. O sea, que el tipo de acción por la cual la Sala III de la CFSS había reconocido mi derecho, no era correcta para los demás. Un verdadero atropello a los derechos de los más vulnerables, para no tener que aplicar la sentencia que habíamos conseguidos, con un efecto general.

¿Por qué el gobierno premia a un juez que viola los derechos y garantías constitucionales sistemáticamente? Es muy simple.

Hay dos cuestiones que preocupan al gobierno:

1.- Desde hace tiempo que en el fuero de la seguridad social no se ponen de acuerdo los jueces de primera instancia, en su mayoría alineados con el Poder Ejecutivo Nacional y las tres Salas de la CFSS. Los primeros obligan a los jubilados que hicieron juicio y no ingresaron en la Reparación Histórica a cobrar lo que dice esa ley, que es mucho menos que lo que corresponde. El tribunal de alzada revoca esas sentencias y, la Corte Suprema no se expide sobre la cuestión ya que, jamás la Corte ha ido en contra de la jurisprudencia concordante de toda una cámara. Es por ello que el gobierno quiere que Strasser forme parte, como conjuez, de la CFSS. Para que se rompa esa jurisprudencia y, así, poder negociar con la Corte un fallo en contra de los jubilados.

El Gobierno quiere poner a Strasser en la Cámara para negociar con la Corte un fallo contra los jubilados

2.- El segundo tema es la inconstitucionalidad de la Ley de Reforma Previsional dictada por la Sala III en mi expediente y, acogida ya por el Juzgado N°9. Si no logra que otra sala de la CFSS cambie la doctrina jurisprudencial y sucede lo mismo que con la aplicación del RIPTE, la Corte tendrá el mismo problema para revocar la sentencia de la Sala III.

3.- Un tercer tema es el futuro: Se viene un nuevo cambio de las leyes previsionales, los regímenes diferenciales y la fórmula de movilidad y, para poder blindar los posibles dictados de sentencias desfavorables, la función de Strasser en la CFSS como conjuez será vital para el gobierno.

La pregunta que se viene al instante es: ¿Por qué teniendo 3 vacantes en la CFSS no lo nombra como juez de cámara? Y la respuesta es sencilla: El gobierno no ha podido hacer que el pliego como juez titular fuera aprobado por el Senado por las irregularidades que ha cometido y comete en su función, mucho menos lograría que lo nombren como juez de cámara. Pero consiguió que lo nombren como conjuez, para reemplazar la ausencia temporaria de un camarista.

Este gobierno que ha hablado tanto de la República y las Instituciones y nos tiene acostumbrados a utilizar al Poder Judicial para sus propios fines, en este caso, lo está utilizando para poder llevar adelante el brutal ajuste contra los más vulnerables que los 17 millones de beneficiarios de la seguridad social. No lo podemos permitir, por ellos y por la salud del Estado de Derecho.