El proyecto por la legalización del aborto no obtuvo dictamen en las comisiones de Salud, Justicia y Asuntos Penales y Asuntos Constitucionales. Por lo tanto, se presentan escenarios antagónicos en el Senado para el miércoles.

En primer lugar, debe habilitarse su tratamiento en el recinto sobre tablas con los dos tercios de los votos. Esto se supone garantizado en un acuerdo tácito entre los distintos bloques.

Si los "verdes" logran la mayoría de los votos, se sanciona la ley tal como llegó de Diputados. Esta opción resulta poco probable.

Como segunda posibilidad, los senadores a favor del derecho a la interrupción voluntaria del embarazo pueden conseguir tratar el proyecto con modificaciones desde un principio. Para esto deben reunir a quienes sólo estaban dispuestos a apoyar un texto con cambios de votar la norma en general, así una vez aprobada con su media sanción poder introducirle los cambios en particular, artículo por artículo. En este caso, el documento deberá retornar a Diputados en revisión.

En este escenario, la Cámara Baja puede sancionar la iniciativa con los cambios propuestos por los senadores con mayoría simple o bien volver a ratificar el texto inicial, pero esto con una mayoría igual o superior a la del Senado.

Si, en cambio, el proyecto con media sanción fracasa en la Cámara Alta, recién podrá volver a ser presentado en 2019.

LEER MÁS: Del New York Times al Senado: "El Mundo está mirando"

En esta nota