La ola de privatizaciones que arrasó con muchas empresas públicas en los 90 y dejó negocios para los privados tuvo un hito el 1 de septiembre de 1997. Ese día, el ex presidente Carlos Menem le daba la Empresa Nacional de Correos y Telégrafos (Encotesa) en concesión por 30 años a la Sociedad Macri (Socma).

La privatización del servicio postal obligaba el pago de un canon semestral de 51,6 millones de pesos al Estado. Sin embargo, al poco tiempo el grupo liderado por Franco Macri dejó de pagar sus compromisos, tomó deuda para inversiones que luego fue usada para "retiros voluntarios" y echó a 10.900 trabajadores.

"El concesionario dirigido por Franco Macri nos hizo mucho daño dentro de la empresa", sentencia Juan Antonio Palacios, secretario general de la Asociación Argentina de Trabajadores de las Comunicaciones (Aatrac).

En la entrevista, el trabajador recuerda como la gestión Macri "generó procedimientos de crisis inexistentes, que le costaron 10.900 puestos a los trabajadores y el achicamiento de la estructura de la empresa", entre otros.

El grupo Macri y Correo Argentino