Facundo Daelli, un joven que se filmó mientras insultaba al fiscal Germán Moldes y que pasó casi un día detenido, a fue procesado por el presunto delito de amenazas. El juez federal Ariel Lijo le trabó un embargo de 100 mil pesos por cuestionar al fiscal cuando lo encontró en una mesa instalada en la vereda en un restaurant.

Además de los epítetos que le lanzó mientras Moldes tomaba un café, Daelli le enrostró su "amistad" con el traficante sirio Monser Al Kassar.

El juez no le dictó prisión preventiva pero dispuso que debe presentarse una vez por mes en la comisaría y avisar cualquier cambio de domicilio. También le ordenó a Daelli no acercarse al fiscal Moldes.

Embed

"Corrupto, coimero, no vas a salir más a la calle, asesino", le dijo Daelli mientras filmaba a Moldes. La famiglia judicial se abroqueló en defensa del fiscal del 18F: por pedido de Guillermo Marijuán, el juez Lijo lo detuvo el viernes por la tarde a Daelli, quien estuvo 24 horas preso.

Embed

El juez indicó que en el procesamiento de Daelli que "no se trata solo del resguardo de la libertad de un juez de la Nación y de otros funcionarios estatales identificados con una ideología política, de la incitación al odio y la discriminación contra los últimos por el hecho de pertenecer a aquella".

"La sanción penal que pudiera corresponder al imputado no producirá que quienes se ven involucrados en el debate democrático de la Nación restrinjan sus dichos", consideró Lijo.

Graciana Peñafort, abogada de Daelli, consideró que nada de lo que dijo el procesado a Moldes, incluso los insultos, configuran el delito de amenazas. Por su parte, la letrada evaluó que se trató de un intento de "disciplinamiento" social.

"Facundo manifestó una opinión política sobre los antecedentes de Moldes y sobre su actuación pública. Yo puedo comprender que no sea grata. Pero que no te guste una opinión de alguien no lo convierte en delito. La criminalización de las opiniones es censura", puntualizó.