La actividad aeronáutica posee alrededor de diez gremios que nuclean las diferentes tareas del sector. Sin embargo, el Ministerio de Transporte y FlyBondi decidieron crear uno que represente la actividad de la low cost, es decir, para sus propios intereses: precarizar a los trabajadores. En tiempo récord, el Ministerio de Producción y Trabajo le otorgó la inscripción gremial simple y volvió a favorecer a los empresarios amigos de Cambiemos.

La lógica bajo la cual se crea un gremio indica que los trabajadores se organizan para formar un espacio que los represente en las peleas en defensa sus derechos ante la patronal y para negociar mejores condiciones laborales. Pero en este caso, la lógica se invirtió y fue la misma empresa la que pidió que se cree el “sindicato amarillo”, negando la existencia de APTA, APLA, APA, UPSA, UALA Y ATCPEA, entre otros.

Esto significa, primero, que la empresa incumplió con la ley 23.551 que establece las reglas para las asociaciones sindicales y en la cual se aclara los trabajadores tendrán libertad sindical para elegir el gremio que quieran, algo que se encuentra restringido en FlyBondi. Además, antes de que se cree un nuevo gremio, se debe tener en cuenta la preexistencia de los otros.

Por tener inscripción gremial simple, se supone que el “sindicato amarillo” no podrá discutir el convenio colectivo de trabajo ya que no se lo permite la norma, pero sí podrá crear un acta acuerdo con la empresa para establecer las condiciones laborales dentro de la low cost. La aparición de un nuevo gremio significa para los sindicatos aeronáuticos una jugada del Gobierno nacional para limitar la actividad gremial y dar rienda suelta a la flexibilidad laboral dentro del sector aeronáutico.

Asimismo, cabe resaltar que quien estará a cargo de la flamante entidad gremial es Matias Miret -piloto y anteriormente comandante de MacAir, que estuvo preso por transportar drogas en un vuelo a España.

En segundo lugar, según averiguó El Destape, existen más de 2.000 entidades gremiales que presentaron los trámites para lograr la inscripción gremial simple y aún están en lista de espera. En tanto, el "sindicato amarillo" en menos de seis meses lo consiguió.

“Nosotros estamos pidiendo que nos den el expediente porque tenemos información de que los que constituyeron originalmente el gremio no cumple con los requisitos legales correspondientes como es que haya una cantidad de personas presentes en la asamblea, es algo que no existió", advirtió el abogado laboralista y asesor del APA, León Piasek, en diálogo con El Destape. "Los encargados de la administración no tienen que tener inhibiciones y condenas penales, tienen que acreditar que son trabajadores de la actividad de la empresa, que cobran un salario, que son afiliados de ese sindicato”, detalló.

Aclaró, además, que por ley se supone que el gremio amarillo “no podrá negociar su propio convenio” ya que solo tiene inscripción gremial simple y para eso necesitan la personería gremial que poseen los otros diez gremios. No obstante, advirtió sobre la posibilidad de que “la empresa cree un acuerdo colectivo con el gremio para imponer las condiciones laborales a la baja y precarias” y subrayó que “hoy FlyBondi ya impone sus condiciones a pesar de no ser legal”.

Desde los gremios ven una avanzada del Gobierno para debilitar la actividad gremial dentro de las empresas aeronáuticas como así también sospechan que a partir del “acuerdo colectivo” entre FlyBondi y el nuevo sindicato en el cual se van a establecer las condiciones laborales precarias, esto se extrapolará a los otros convenios colectivos de trabajo y llevará a la pérdida de derechos y de conquistas de los trabajadores.

“Esto es algo que va a impactar en el resto de la actividad aeronáutica. Las empresas siempre quieren pagar menos, se quejan de los cotos, de la devaluación, si aparece una empresa que impone jornadas laborales más largas, pero por menos plata, menos horas de vuelo y menos días de descanso para los pilotos", marcó el letrado. En esa línea, conjeturó sobre los perjuicios que traer la resolución firmada por el Gobierno: "Son condiciones que se transfieren a todos los rubros porque van a decir que no pueden competir y los únicos perjudicados son los trabajadores”.

Un gremio hecho a medida de la empresa

La idea de crear una nueva entidad gremial no surgió de la noche a la mañana sino que previamente los gremios aeronáuticos se reunieron con el Ministerio de Transporte y con la empresa para negociar un convenio colectivo de trabajo acorde a las necesidades de los trabajadores de la low cost pero no hubo acuerdo ya que “el propio ministro Dietrich entorpecía las negociaciones e intervenía de forma negativa”. Finalmente la empresa le comunicó a APA que “iban a negociar directamente con el Gobierno que era crear un sindicato patronal”.

“Durante el 2018 se dieron reuniones para lograr un acuerdo marco que contemple las condiciones laborales, pero había mucho conflicto porque el Ministerio se resistía", contó Piasek. "Nos reunimos de forma privada para llegar a acuerdos mínimos para un convenio colectivo de trabajo como en todas las empresas. Había puntos de acuerdo, pero la empresa no contestaba nuestras propuestas, no querían negociar hasta que le pedimos que conformen la comisión paritaria y se negaron”, relató Piasek.

En esa línea, subrayó que fue la propia FlyBondi la que “dilató el proceso” para que ningún gremio, de los ya formados y establecidos, tuviera algún tipo de injerencia dentro de la empresa. “El Ministerio no dio tratamiento a lo que pedíamos y la empresa pidió su propio sindicato lo cual representa una práctica antisindical y desleal porque los gremios surgen desde los trabajadores y no desde la patronal”, replicó el letrado. “Nosotros intentamos cuidar a los trabajadores ya que los accidentes en la low cost llegan a más de 800. El Estado está ausente en ese aspecto y pone en riesgo la vida de los pasajeros y de los compañeros”, advirtió.

En este marco, el secretario general de la Asociación de Pilotos de Líneas Áreas, Pablo Biró, aclaró que "no es una novedad que haya un sindicato por empresa en la actividad, a pesar de que el Gobierno lo promociona como algo bueno". Sin embargo, "no se trata de un sindicato creado por los trabajadores para los trabajadores” sino que “acá están creando un gremio para trabajar en contra de los trabajadores”.

Biró denunció que desde la empresa “presionan a los trabajadores para que nos e afilien a los sindicatos nacionales” y apuntó contra “la grave intención que tiene Dietrich de proteger sus intereses dentro de la low cost a costa de los derechos de los usuarios y trabajadores”.

En ese sentido, recordó que cuando el ministro de Transporte anunció "la revolución de los aviones", desde el gremio señalaron que era importante garantizar la capacidad técnica y financiera de las compañías. "Cuando apareció Flybondi, buscaba para operar con una capacidad financiera de 6 mil dólares, que no alcanza para comprar nada. Vimos cómo estaba armada la empresa dentro del paquete de un socio histórico de Mario Quintana y del Grupo Pegasus. Hay una vinculación clarísima entre la Flybondi y el propio ministro Dietrich", denunció. "Después cuando vimos que el mismo Ministerio entorpecía las negociaciones entre el gremio con las empresa, no aceptaba nada e intervenía de forma negativa, entendimos que querían un sindicato patronal”, sumó.

Asimismo, secretario de Prensa de la Asociación de Personal Aeronáutico, Hugo Perosa, explicó que “dentro de la actividad aeronáutica no existe una negociación de toda la actividad con todas las empresa al mismo tiempo sino que son convenios que los sindicatos discuten con la empresa” por lo cual no es de extrañar que FlyBondi vea un contexto propicio para crear su síndico. No obstante, el referente gremial reclamó que “tendría que darle vista a los gremios existentes para negociar con los más representativos de la actividad” y advirtió que “están puenteando a los sindicatos ya existente”.

Frente a ese nuevo ataque del Gobierno nacional y de Dietrich contra los gremios aeronáuticos - quienes advirtieron sobre el vaciamiento de Aerolíneas Argentinas y la intención de imponer una flexibilización laboral- los sindicatos realizarán una presentación judicial ya que “es ilegal que una empresa impulse la creación de una entidad gremial”.

“Esto es una nueva herramienta que tiene Cambiemos para destruir todo. Es un sindicato pro-patronal que no le va a exigir nada a Flybondi y los únicos perjudicados van a ser los trabajadores”, sentenció Biró.