El sueño de tener la casa propia cada vez parece más lejano por la devaluación y el encarecimiento de tasas de interés. La disparada del tipo de cambio llevó a duplicar el valor de las propiedades.

Hace un año, el Banco Nación se puso al frente del boom de crédito hipotecario con préstamos a 30 años en UVA a tasas que partían desde el 3,5% anual. Sin embargo, el principal banco público del país ofrece, desde el viernes 9, créditos hipotecarios a tasas que parten del 10% más UVA (Unidad de Valor Adquistivo).

Embed

La suba en la tasa de interés le dio un golpe de gracia a los créditos hipotecarios, ya que la cuota inicial aumentó y, por lo tanto, se necesitan más ingresos para poder pagarla. Esto sin contar la inflación, que encarece mes a mes el valor de la cuota, que es ajustada por el Índice de Precios al Consumidor del Indec.

Con este escenario, una familia que quiera comprar una vivienda de U$S 100 000 (unos 3,7 millones de pesos) con un préstamo del Banco Nación necesita sumar ingresos por más de $ 103.900 mensuales. El monto equivale a 9,7 salarios mínimos ($10 700, en la actualidad), y además, la familia debería contar con $750 000 de ahorros propios.

LEER MÁS: El dólar subió casi 20 centavos y cerró a $ 37,17